Con la llegada de las low cost y las nuevas promociones de las empresas aéreas, también cambia la forma de armar nuestra valija. Porque el equipaje será fundamental para que el vuelo sea barato. En algunos casos, pagar por un bolso extra puede ser incluso más caro que lo que gastamos en el pasaje. Así que, con esta nueva modalidad, los argentinos estamos ante un gran desafío: aprender a reducir lo que llevamos. 

 

Cuántas valijas permiten

El equipaje permitido va a depender de la empresa. "Como cada aerolínea es un mundo, recomiendo que lean las políticas de viaje para no llevarse sorpresas a la hora de despegar", dice a Clarín Nicole Moscovich, responsable de comunicación y prensa de Turismo City. Estos son algunos ejemplos:

 

Aerolíneas Argentinas: la promoción que dura hasta el 8 de agosto incluye un bolso de mano en la cabina de hasta 8 kilos y la suma de las tres dimensiones (alto, largo y ancho) hasta 115 cm. Además, se puede llevar a bordo una cartera o una mochila pequeña. El equipaje a despachar (hasta 23 kilos) se puede reservar online por $ 399 o pagar en el aeropuerto por $ 650.

 

LATAM: la promoción que también dura hasta el 8 de agosto incluye una valija en cabina de hasta 8 kilos (hasta 55 cm x 35 cm x 25 cm) y una valija despachada de hasta 23 kilos (la suma de las 3 dimensiones hasta 158 cm), ambas sin cargo. Además, se puede llevar bajo el asiento delantero una cartera, un bolso para laptop o un bolso para bebé.

 

Flybondi: el pasaje incluye sólo un bolso de mano (cartera o mochila) que debe medir hasta 30 cm x 20 cm x 40 cm y pesar como máximo 6 kilos. El equipaje de cabina tiene un costo de $ 159 por tramo, debe medir hasta 45 cm x 25 cm x 55 cm y pesar como máximo 9 kilos. Despachar una valija de hasta 20 kilos tiene un costo de $ 339 por tramo.

 

Qué tipo de valija elegir

Como equipaje de cabina, lo mejor es el "carry on". Es una valija con rueditas y de tamaño chico, que suele ser el apto para las "low cost". Es cómodo para transportar de un lado al otro y permite acomodar bien las cosas que llevamos dentro.

 

Si el vuelo permite llevar, además, una mochila o una cartera, elegir siempre la primera opción. En las mochilas podemos llevar más cosas y son prácticas una vez en el destino, para caminar o andar en bicicleta.

Tampoco suele haber problemas si (además del carry on y la mochila) llevamos alguna bolsa, mucho menos si es del free shop. Pero en este caso interfiere la comodidad para viajar, porque quizás no haya lugar donde ubicarlas y deban viajar debajo de los pies.

 

Planificar lo que vamos a llevar

"El mayor consejo es reducir el 'por las dudas'. Muchas veces la cantidad de equipaje tiene que ver con el 'por si...'. El único 'por las dudas' que siempre recomiendo llevar es un paraguas chico", dice a Clarín la experta en organización Marietta Vitale, que brinda capacitaciones sobre organización y orden de valijas.

Moscovich armó un listado con una cantidad ideal de ropa y objetos a llevar:

* 1 campera de plumas.

* 3 o 4 remeras.

* 2 buzos o sweaters.

* 1 par de ojotas, si vamos a un lugar que hace calor.

* 1 short.

* 1 pantalón liviano (en lugar de jeans).

* 2 calzas, si vamos a un lugar frío.

* 3 o 4 mudas de ropa interior (llevar poca e ir lavándola cuando se va usando).

* 3 o 4 pares de medias.

* 1 par de zapatillas que sea cómodo y canchero, para evitar llevar unos para salir.

* Desodorante en crema.

* Sachets de shampoo y crema enjuague (que no excedan el límite permitido de líquidos).

* Toalla chica de micro fibra.

 

Poner mucho en poco espacio

"Siempre aconsejo los organizadores de tela, que tienen dos cierres. Son como un neceser para viajes. Te ayudan a meter más cosas, de una manera más ordenada. Por ejemplo, ponés de un lado todo lo que va de la cintura para abajo (pantalones, shorts, polleras) y del otro lado todo lo que va de la cintura para arriba (remeras, musculosas, saquitos). Entonces, queda más compacto", cuenta Vitale.

 

"Hay personas que ponen todas las cosas en rollitos. Pero yo no estoy de acuerdo con eso porque hay que ser como un especialista en rollitos. Y lo que hacés es arrugar más la ropa", continúa la experta en organización. Como si fuera una cruzada anti arrugas, propone llevar telas firmes como el algodón y evitar otras como la seda. También, poner lo más pesado abajo (como zapatos y zapatillas) y lo más liviano arriba de la valija.

 

Cómo distribuir los elementos

"Siempre conviene poner lo más pesado en el bolso a despacharpara no estar acarreando, en caso de escalas, con mucho peso. Ahora bien, si la valija pesa más que el peso permitido por la aerolínea, lo más pesado, como zapatillas, va en la carry on, porque a veces ni te la pesan (si es que conserva la forma y medidas permitidas y no tiene aspecto de que va a explotar) y podés evitar pagar cargos extras por exceso. Así, equilibrás entre los pesos permitidos para equipaje en cabina y en bodega", calcula Moscovich.

 

Por su parte, Vitale sugiere dejar bastante espacio libre. "Dentro del equipaje permitido, la relación sería llenarlo hasta el 60% de lo máximo. De esa manera, uno tiene ese 40% disponible para comprar cosas, regalos, y para que el sacar y poner sea más fácil. Porque si tenés una valija al 100% tenés que sentarte arriba para cerrarla", comenta.

 

Qué hacer en los viajes familiares

Cuando se traslada una familia completa, Vitale recomienda llevar un equipaje por persona, porque si se lleva una sola valija hay más riesgo de pasarse de la capacidad de kilos permitidos por la aerolínea. Entonces, lo ideal es que cada uno lleve un carry on y una mochila.

 

En la misma línea, Moscovich señala que "al tener incluido el equipaje en cabina, conviene usar todas las valijas disponiblespara evitar pagar una valija grande y despachar. Tal vez a la vuelta, si han comprado mucha ropa, conviene que compartan una valija con las nuevas adquisiciones. Todo depende de la comodidad que prefiera cada familia, si prefiere evitar gastar demás, o bien pagar un extra para estar más cómodos".