“Esta no es una solución al problema de fondo que plantean los abortos clandestinos y la mortalidad materna. Se necesita terminar con la desigualdad económica, social y educativa”, comentó Miryam Andújar, titular de la ONG Compromiso por la Familia, tras conocer la decisión de la Cámara de Diputados de dar media sanción a la ley de despenalización del aborto.

 

A la vez, opinó que “esto, en cambio, va a traer nuevas complicaciones. Por un lado, está el punto de vista ético que acarrea eliminar la vida del hijo por nacer. Cuando en realidad tendríamos que ver cómo acompañar a la mujer para que pueda tener y criar a sus hijos. A la vez, va a traer problemas a los profesionales de la salud”.

 

En este sentido, explicó que “los médicos podrán inscribirse en el registro de objeción de conciencia que plantea el proyecto. Sin embargo, la norma establece que pueden sufrir sanciones de prisión e inhabilitación de matrícula si obstaculizan o dilatan la intervención. Y hay que tener cuidado con esas palabras porque muchas veces, los profesionales dan recomendaciones a sus pacientes que podrían ser consideradas como una traba. Por otro lado, si estuvieran de guardia y el caso fuera urgente, no podrían negarse”.

 

En cuanto al futuro tratamiento en el Senado sostuvo que “los senadores representan a las provincias y tendrán que mirar las costumbres y concepciones de sus jurisdicciones para decidir su voto”.