"Pegaba patadas y manotazos e insultaba", dijo el médico que atendió a Giuliana Maldovan, la chica que murió en Rosario tras descompensarse en una fiesta electrónica y que, según se investiga, podría haber consumido éxtasis, una droga sintética muy popular en este tipo de eventos.

 

José Luis Murina estaba en la ambulancia que atendió a Giuliana en la fiesta realizada en la localidad de Arroyo Seco. Según contó el médico, la chica llegó a la ambulancia con su novio. "Ella tenía un cuadro de excitación psicomotriz imposible de controlar. Se arrancaba todo", dijo en diálogo con el canal TN. "Pegaba patadas y manotazos e insultaba", agregó.

 

Según el médico, tardaron cuatro o cinco minutos en llegar al hospital regional de Arroyo Seco. "Ahí pasó de un cuadro de excitación a uno de depresión neurológica, en estado de coma", contó.

 

Giuliana fue trasladada de ahí al Hospital Provincial de Rosario, donde murió. Tenía hemorragias internas masivas. "El novio no sabía cuántas pastillas de éxtasis había tomado la chica", ratificó el médico.

 

De acuerdo a lo publicado por el matutino rosarino La Capital, a Giuliana se le diagnosticó en el Hospital Provincial -donde fue asistida- "hemorragia digestiva alta y probable intoxicación aguda por consumo de estupefaciente".

 

Tras descompensarse en la fiesta, la joven fue trasladada por una ambulancia e internada en la sala de terapia intensiva del hospital provincial, donde falleció a las 19.30 del domingo. Al respecto, la directora del Instituto Médico Legal, Alicia Cadierno, señaló que "está prácticamente confirmado que el consumo de sustancias que son las que se venden en este tipo de fiestas provocaron esto".