La CGT rompió intempestivamente la mesa de diálogo con el gobierno nacional y anunció una serie de medidas para el próximo mes. Los sindicalistas creen que los empresarios incumplieron algunos compromisos acordados en la negociación tripartita de la que también participa el Estado. Uno de los factores que más preocupa a los trabajadores es el aumento del desempleo.

 

 Nicolás Dujovne

 

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, fue el funcionario elegido por el Poder Ejecutivo para contestarles a los gremialistas. De acuerdo con su mirada, hay sectores "que están haciendo un uso político de la CGT", vinculado con el año electoral. Este 2017, los argentinos irán a las urnas para renovar la mitad de la Cámara de Diputados y un tercio del Senado.

 

"Es un año político, tenemos elecciones legislativas y dentro de la CGT hay distintos sectores que toman nota del año político y hacen un uso político. No tengo dudas de que la cuestión política está jugando un rol importante de lo que pasa en la CGT", declaró el funcionario en diálogo con Jorge Lanata en radio Mitre.

 

El economista que reemplazó recientemente a Alfonso Prat-Gay vaticinó que las diferencias se van a zanjar en base al diálogo y a modo de ejemplo informó que en los últimos meses empezaron a repuntar varios sectores de la economía, se estabilizaron los precios y hay un crecimiento interesante de la tasa de ocupación.

 

Consultado por el rol que tendrá el Gobierno en las negociaciones paritarias, Dujovne reivindicó que las paritarias son libres en el sector privado, donde el Ejecutivo sólo se limita a homologar los acuerdos, pero admitió que en el sector público, donde el Gobierno es empleador, intentarán imponer condiciones en concordancia con la inflación prevista.