La marcha de la central sindical confluyó en las primeras horas de la tarde en el centro porteño con la movilización de manifestantes de los gremios adheridos, que culminó con discursos de los tres líderes de la CGT: Héctor Daer, Carlos Acuña y Juan Carlos Schmid.


El Gabinete nacional analizó por la mañana la posición de la CGT y, según voceros autorizados, se evaluó que no se cortará el diálogo sino, por el contrario, se restablecerá luego de la jornada de protesta de este martes.
 

Uno de los secretarios generales de la CGT, Juan Carlos Schmid,  explicó que los gremios cuestionan "una parte del trazado económico que se está llevando adelante, en particular el tema importaciones. Pero también la caída del consumo y el tema paritario. La pérdida del poder adquisitivo está presente en todos los reclamos," sintetizó.
 

 

En tanto el titular de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), Roberto Fernández, terció en el debate y opinó que al Gobierno "hay que darle 10 días" antes de llamar a una huelga para "buscar una solución a la situación económica" del país.
 

Desde las 62 organizaciones peronistas,en tanto, el gremialista ruralista Gerónimo Venegas acusó  a la CGT de "oportunista y desleal" y condenó la forma en que la central sindical convocó "a una movilización que pone de manifiesto su debilidad".  Explicó, en tal sentido, que "tuvo que acudir a partidos políticos oportunistas, movimientos sociales y un rejunte de expresiones que nada tienen que ver con el movimiento obrero organizado".