Micaela García, la joven de Gualeguay que fue encontrada muerta, generó gran conmoción en todo el país y puso una luz de alarma sobre la Justicia argentina. Pero además, el caso llegó hasta el Vaticano y el Papa Francisco se comunicó con sus padres para darles un pésame.

 

Néstor "Yuyo" García, padre de Micaela utilizó las redes para expresar: "En medio de tanto dolor una inmensa alegría. Me llamó el Papa Francisco y hablamos cinco minutos, también habló con Andrea". Y agregó: "Hasta donde llega tu lucha y tu mensaje, mi negrita hermosa. ¡Gracias santo padre por su humildad y su respeto!".

 

El mensaje llegó un día después de que la chica apareciera muerta en un descampado a dos kilómetros de la ruta 12, luego de una semana de intensa búsqueda. Tras el hallazgo del cuerpo, García pidió "no hacer justicia por mano propia. Ella quería cambiar estas cosas de la sociedad. Y el dolor no nos tiene que poner injustos".

 

 

Además dio las gracias a todos los que colaboraron en la investigación: "De por vida voy a estar agradecido a esta gente, se lo que laburaron, que no durmieron. El fiscal estuvo para todo, no sé si dormía más de dos horas por día".