El gobernador Sergio Uñac se refirió en duros términos a la situación que atraviesa el peronismo durante una entrevista que ofreció al diario nacional Infobae. “El peronismo ha perdido su liderazgo y le cuesta mucho volver a encontrarlo”, aseguró tras la segunda parte de la misión comercial estadounidense que llegó a la provincia.

A continuación, la entrevista publicada por el diario, completa:

— Ya pasaron dos años desde la derrota electoral de 2015 y pese a que el 2019 está cada vez más cerca, el peronismo no parece tener un liderazgo claro. ¿Cómo ve el panorama?

— El 2015 fue un quiebre, porque el resultado electoral nacional fue un llamado de atención a todos los que somos parte del partido, ya que no estuvimos en línea con lo que la sociedad esperaba de nosotros. A partir de ahí, hubo algunos intentos de unidad, que no son fáciles en un partido que ha perdido su liderazgo y que le cuesta mucho volverlo a encontrar. Yo creo que es una tarea que vamos a seguir dando.

— ¿Hay límites para la unidad?

— No debe haber límites. O sea, los límites no deben estar en quién convoca, sino en cómo se siente quien quiera participar del partido. Si hay algún sector que no quiere ser más parte del partido, no lo podés obligar a que se sume.

— ¿Se refiere al kirchnerismo?

— No, hablo en general, porque Sergio Massa tampoco quiere ser parte. El kirchnerismo, a su vez, armó Unidad Ciudadana. Pero la convocatoria tiene que ser amplia.

— ¿Puede haber un frente amplio en 2019?

— Hay posibilidades, pero no va a ser fácil, porque hay posturas irreconciliables.

— ¿Es una utopía pensar en que el kirchnerismo y el massismo confluyan en un mismo espacio?

— No es una utopía, pero no va a ser fácil. Habrá que sentarse con cada uno de quienes representan esos matices que tiene el peronismo o que en algún momento fueron peronistas pero que tomaron otro camino, y empezar a conversar en un proceso que implique reconocer lo que se hizo bien pero con autocrítica para saber en qué nos equivocamos, y que debe confluir en un proceso de renovación, que no significa dejar gente al costado, sino que a lo mejor las caras del peronismo deben ser nuevas.

— ¿Los gobernadores peronistas que están impulsando los cambios en el peronismo podrían confluir con el kirchnerismo en un frente si la principal impronta es la renovación?

— Hablamos permanente de nombres propios, pero ese no es el camino. Hay que pensar en un gran proyecto, no en los nombres, y en las cosas que le faltan a la sociedad hoy y que también le faltaron cuando el peronismo estuvo al frente. Y después que tengamos ese gran proyecto que tenga ese ida y vuelta con lo que la sociedad pretende, a partir de ahí habrá que encontrar quién representa o sintetiza ese proyecto.

— Sin embargo, hace unos días, la gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, visitó Cafayate y brindó su apoyo explícito a su par salteño, Juan Manuel Urtubey, de cara a las próximas elecciones presidenciales.

— No quiero contradecir a nadie que forme parte de este gran movimiento, pero el esquema debería ser, más allá de reconocer la tarea que viene llevando adelante Juan Manuel Urtubey, primero hay que preparar un proyecto en el que podamos confluir la gran mayoría. No sé si todos pueden y quieren, pero en caso de que sea posible, no hay que poner las cosas al revés.

— El gobierno impulsa la modificación de la ley de glaciares, en sintonía con lo que pretende su Gobierno. ¿Qué habría que cambiar?

— Como está hoy la ley no se puede desarrollar ninguna actividad minera. Para eso hay que redefinir qué es un glaciar y un periglacial.

— Habiendo posiciones tan enfrentadas, ¿puede haber una discusión seria en este momento?

— Ahí está el desafío de la clase dirigente, de convocar a todos y concentrarnos en una discusión técnica. Lo que se puede hacer sin afectar al medio ambiente, se tiene que hacer para impulsar el desarrollo económico.

— ¿Se puede dialogar con la gente de Iglesia y Jáchal, las zonas más afectadas por los accidentes mineros?

— Sí, salvo con un sector muy concentrado.

— ¿Cómo saben si hay licencia social si no convocan a un plebiscito?

— En 2017 ganamos en Jáchal con el 60% de los votos. Y si sumas al resto de los partidos promineros, superás el 90% de los votos.

— ¿Hablaron con el presidente Mauricio Macri de esto?

— Sí, y además Macri le da mucha relevancia al desarrollo minero.

— ¿Cómo les fue en la feria minera de Canadá? ¿Trajeron algún proyecto concreto?

— Muy bien nos fue. Estuvimos cara a cara con varios dueños de los proyectos de explotación. Queremos que aumente la exploración, para pasar a la etapa de factibilidad y empezar a avanzar.

— ¿Qué va a pasar con el proyecto bilateral Pascua Lama, frenado por contaminación por la justicia chilena?

— Hay muchas expectativas de que Minera Argentina del Sol, ex Barrick Gold, ahora Shandong Gold, pueda ampliar la explotación. Pero además ellos van mirando otros proyectos que pueden anexar a la explotación minera. Como Pascua está frenada, podría despegar Lama, pero sumando otros proyectos satélites.

— ¿Avanza la construcción de los túneles y la autopista en el paso fronterizo de Agua Negra?

— Sí, y en esto reconozco el apoyo del gobierno nacional, que cuando llegamos, a los pocos meses, se destrabó el tema y el BID confirmó que le interesaba financiarlo. Son 1.500 millones de dólares. Es un proyecto enorme, que tiene 10 años sólo de estudios.

— ¿Por qué se destrabó?

— Por las condiciones generales del país.

— En eso, entonces, hay que darle la derecha al Gobierno.

— Sí, eso se lo reconozco al Presidente.

— ¿Hay diálogo?

— Sí, lo encontré en la asunción de (el presidente de Chile) Sebastián Piñera y nos sacamos una foto. Obvio que hubo alguna molestia con la reforma previsional, pero es entendible. Nosotros hemos acompañado todo, aún con debates internos dentro del partido. Desde lo institucional, acompañamos permanente, y desde lo político, discutimos, obviamente, porque somos de distinto partido.

— ¿Hay presiones para que acompañen al Gobierno en el Congreso?

— Conmigo, no. El Presidente es una persona que tiene una mirada que no creo que pueda cambiar por un proyecto que no haya acompañado.

— Además de Agua Negra, el otro tema importante en la agenda con Chile es la escombrera de la mina chilena Los Pelambres que fue construida en suelo sanjuanino. ¿Ese proceso de negociación desgastó la relación?

— No, al punto que Piñera ya propuso la construcción de un nuevo puerto, porque el de Coquimbo está muy en el centro del desarrollo urbano, y este nuevo puerto va a tener como misión tomar el flujo de Agua Negra.