Durante los meses de invierno, tiende a ser más o menos fundamental aumentar el consumo de alimentos sanos para una cuestión casi vital, aumentar las defensas y fortalecer el sistema inmunológico de nuestro organismo. Tratar de comer lo más sano, saludable y variado posible. Es aconsejable comer cada día frutas y verduras frescas, y varias veces por semana pescados y carnes blancas, así como legumbres y cereales. También destacan los alimentos ricos en fibra.
 

 
Las legumbres
 
Las alubias, los porotos, los garbanzos, las habas y las lentejas pertenecen a la familia de las leguminosas. Alubias blancas, alubias pinta, alubias rojas, habas, garbanzos, lentejas, etc., son fuente de nutrientes como hidratos de carbono, vitaminas, minerales y fibra. Además de una buena fuente de proteínas y, si mezclamos las legumbres con los cereales, se obtiene un aporte de proteínas de mayor calidad, como por ejemplo con cereales, arroz, fideos o polenta. Usar una parte de legumbres por cada tres de cereales.


Estas aportan un alto contenido de hierro por lo que, nutricionalmente, pueden ser el sustituto vegetal de las carnes, siempre que se los consuma con cereales y vitamina C, para mejorar la absorción del hierro.


La mayoría tienen poca grasa y, al ser vegetal, poli insaturada. Son una buena fuente de fibra soluble, por lo que se los considera alimentos beneficiosos en la mesa de las personas con diabetes o colesterol elevado.


Beneficios del consumo de legumbres:


Protege tu corazón: La fibra soluble que se encuentra en las leguminosas ayuda a reducir los niveles de colesterol "malo'.
 
Índice glucémico bajo: lo que significa que después de comer legumbres se incrementa lentamente el nivel de glucosa en sangre gracias al contenido de fibra, característica que debe ser tenida en cuenta por las personas diabéticas.
 
Favorecen la sensación de saciedad: por su alto contenido de fibra.
 
Reduce el riesgo de cáncer: el papel de las legumbres en la prevención del cáncer de colon y en la reducción de los niveles de colesterol es destacable.
 
Por supuesto, las legumbres secas deben hidratarse durante toda una noche, al otro día deben cocinarse, una vez tiernas pueden consumidas y digeridas, lo cual convierte al producto listo para consumir en un alimento de gran volumen, con gran contenido agua y fibra, ideal cuando se realiza un régimen para descenso de peso.
 

Beneficios de beber jugo de limón por las mañanas


Para las fieles amantes del limón, tenemos buenas noticias. Si eres una de ellas, te alegrará saber que este citrus encierra muchas bondades, sobre todo si lo bebes con agua tibia. Los beneficios de beber jugo de limón por las mañanas. Son:


 
Un sistema inmunológico fuerte 


El sistema inmunológico es el responsable de combatir todos los virus y bacterias que nos atacan a diario. Por ello, para gozar de una buena salud, es fundamental que éste se encuentre fuerte. El limón contiene grandes cantidades de vitamina C. Por este motivo, intenta consumirla a diario y más aún cuando estés atravesando días estresantes ya que te exponen a una mayor vulnerabilidad.
 


Mucho potasio

El jugo de limón contiene mucho potasio. Este mineral es fundamental para que nuestro organismo funcione correctamente. En este sentido, contribuye a la asimilación de los nutrientes esenciales y a la eliminación de los desperdicios celulares. También, permite contrarrestar algunos de los efectos más nocivos que desencadena el consumo de sodio sobre la presión arterial. Por todas estas razones, en definitiva, el jugo de limón es ideal para proteger al corazón y para favorecer al funcionamiento adecuado del cerebro.
 


Una buena digestión


El jugo es un gran aliado de nuestro estómago, pues favorece la correcta asimilación de los alimentos, al estimular al tracto digestivo a liberar las toxinas. Por otro lado, previene la aparición de algunos de los más odiosos síntomas de la indigestión, como la hinchazón y los gases.
 

El aliento más fresco
 
Es muy bueno para erradicar las bacterias responsables del mal aliento. También es muy útil para aliviar los terribles dolores de muela y la gingivitis. Pero, ten cuidado, porque el ácido cítrico del limón puede dañar el esmalte de tus dientes. Para evitar la exacerbación de este efecto indeseado, lávate los dientes antes de beber el jugo.
 
¿En qué proporciones se debe tomar este jugo?
 
Es simple, si pesas menos de 68 kg, exprime medio limón en un vaso de agua tibia. Si pesas más, usa un limón entero.


La alimentación en los niños deportistas

La alimentación infantil es fundamental para el correcto desarrollo de los niños. Esta debe ser equilibrada para asegurar que se cubren sus necesidades nutricionales y que los más pequeños reciben las cantidades adecuadas de proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales. Si los niños practican algún deporte con frecuencia, la importancia de cuidar la dieta es incluso mayor, ya que se necesita un aporte extra de energías.
 

Dieta para niños deportistas
 
Es importante cubrir todas las calorías que estos pierden practicando ejercicio. Además, debe aportar otros nutrientes fundamentales como el calcio o el hierro. El calcio ayuda a desarrollar los huesos y el hierro aporta vitalidad.
No es recomendable que los niños sigan un régimen estricto, ya que su dieta debe ser completa y variada, y si se rebajan las cantidades de nutrientes necesarias se puede poner en riesgo el correcto desarrollo y crecimiento. En el caso de los niños, no es perjudicial que se den algún capricho de vez en cuando, para cubrir la cantidad de calorías que necesitan, más aún si realizan deporte. Eso sí, controla que no se excedan y siempre que puedas procura darles almuerzos y meriendas saludables, como galletas, sándwich, jugos naturales más que chocolatinas o bollería.


Consejos nutricionales
 

Para llevar a cabo la actividad deportiva correctamente los niños necesitan seguir una serie de consejos nutricionales:
 
* Llevar una alimentación variada, siguiendo la pirámide alimenticia.


* Realizar cinco comidas al día, y preferiblemente en horarios regulares, para mantener los niveles de azúcar estables.


* Consumir más proteínas de las que consume un adulto.


*No prohibir totalmente las grasas, ya que los niños obtienen más energía de ellas que de los carbohidratos.


* Consumir calorías suficientes, nunca por debajo de las 2.000.


* Tener muy presente la hidratación. Tan importante con una correcta alimentación. Hay que asegurarse de una buena hidratación durante el ejercicio.