Agua hay. El caudal del río que suministra del líquido vital a Astica es suficiente en estos días. El problema de suministro radica en la falta de presión para la distribución en toda la población.



Aunque los periodos de sequía son hoy un recuerdo en Astica, el suministro de agua potable no está completamente regularizado, incluso en el período de menor habitabilidad en la localidad de Valle Fértil.


El inconveniente principal ocurre en el bajo de Astica, donde se encuentran actualmente 52 familias, de los 340 usuarios. La potabilización y suministro del líquido vital está a cargo de la Unión Vecinal de Astica y su presidente, Ramón Moreno, señaló que debe interrumpirse el suministro por la noche, generalmente de 23 a 7, para que la presión en la red sea suficiente para llegar a cuatro propiedades, de las cuales hoy dos están habitadas.

 

La distribución del agua está a cargo de la Unión Vecinal. Su titular dijo que de los 340 usuarios, 52 son del bajo.

 

Moreno agregó que para dar la solución definitiva a ese inconveniente, aguarda que la Municipalidad de Valle Fértil cumpla con su parte en un acuerdo que firmaron para realizar una obra complementaria que llevará agua a esas cuatro propiedades y de esa forma finalizar con los cortes programados.


En tanto, Gema Contrera, concejal de Valle Fertil, afirmó que la Unión Vecinal debe regularizar su gestión, comenzando con un llamado a elecciones.


Ambas partes están de acuerdo que el crecimiento de la población en los últimos años fue muy notorio, debido a la construcción de 3 barrios por un lado y por la tendencia de casas de fin de semana que hacen prever que para el próximo verano, esta problemática se profundizará más si no se toman medidas.


Por eso, la infraestructura necesita actualizarse. Moreno señaló que cuando se instaló la red para proveer agua en el bajo de Astica, no había más de una docena de familias. En tanto, las 52 relevadas en la actualidad (un crecimiento que superó el 400%) siguen bajo el suministro del mismo caño de 50 milímetros de diámetro, insuficiente para hoy. moreno afirmó que el principal inconveniente para realizar obra nueva es que hay mucha morosidad en el pago del servicio, que definió en 10 pesos mensuales.


En tanto, Contrera reiteró que no encuentra eco en la Unión Vecinal para mejorar el sistema. Y añadió que también ve en la población aguas divididas respecto a la posibilidad de ceder a OSSE el servicio.