(Fotos y fuente: Agustina Campbell de la Agencia Wachs PR)



No quedan dudas que Puerto Madryn es uno de los destinos turísticos más atractivos de la Patagonia argentina. Esto es así no sólo por las bellezas de los paisajes, sino porque es el escenario de actividades marítimas como el buceo con lobos marinos y kayak. Sin embargo, a partir del mes de junio la atención se concentra en el avistaje de ballenas.


De hecho, la ciudad más importante de la provincia de Chubut -que se encuentra sobre la costa del Golfo Nuevo a pocos kilómetros de la Península Valdés- está catalogada como uno de los mejores lugares del mundo para la observación de ballenas por el fácil acceso, la cantidad de ejemplares y la cercanía a la costa, entre otras razones. Es por eso que hay montado alrededor de este espectáculo natural una serie de propuestas basadas en embarcaciones que ofrecen distintos servicios para que el turista pueda ver a pocos metros de distancia el ímpetu con que las especies se levantan y dan un salto en el agua (ver Precios de referencia).


Desde Puerto Pirámides, el único pueblo dentro de la reserva natural Península Valdés, salen a diario las embarcaciones acompañadas por una tripulación especializada. Estas excursiones se extienden una hora y media aproximadamente, se pueden durante el día o bajo la luz del atardecer, y son acompañadas por guías con muchísimo conocimiento en la materia, expertos en divisar ballenas a lo lejos. En el camino de ida o vuelta de Península, se recomienda visitar el Centro de Interpretación Istmo Ameghino, donde hay información didáctica sobre la flora y fauna de la zona, ilustraciones y hasta una réplica a escala de una ballena.

Ciclo de vida


La razón por la que en ésta época del año las ballenas ingresan a los golfos Nuevo y San José es porque llegan en busca de aguas calmas para cumplir su ciclo reproductivo. Lo hacen de manera esporádica, de a poco, luego de haber pasado una temporada o dos alimentándose de krill en las aguas frías del hemisferio sur. No son animales gregarios, por lo que cada ejemplar, de manera solitaria, va ubicándose en las zonas más tranquilas para parir y criar a su ballenato; asimismo, los machos tratarán de mantenerse cerca para copular. Es por eso que hasta que se completa la llegada de todos los ejemplares, puede suceder que se las pueda ver un día y luego que pasen algunas jornadas sin poder divisarlas.


Cuentan que desde fines de abril de este año, los guardaparques del Área Natural Protegida El Doradillo divisaron los primeros ejemplares de ballena Franca Austral. Fue en la zona de playas Las Canteras, a unos 15 kilómetros del casco céntrico de Puerto Madryn. Allí suelen hacerse avistajes costeros, mientras se realiza una caminata junto al mar o se disfruta de unos mates en la playa de canto rodado.

El Doradillo, una maternidad


El Área Natural Protegida El Doradillo, creada en el año 2001, es una zona costera del norte de la ciudad de Puerto Madryn que se extiende entre Punta Arco hasta Cerro Prismático. Está a tan solo 15 kilómetros del centro de la ciudad. La reserva natural es una franja de 25 kilómetros de largo y 3 de ancho en la costa del Golfo Nuevo.


Allí se resguarda y protege el ecosistema patagónico costero donde habitan diferentes especies de animales como los guanacos, ñandúes, zorros, maras y aves marinas.


En este lugar se congrega la mayoría de madres para parir y amamantar a sus crías. El Doradillo es un paraíso de estepa, mar y fauna, con playas muy extensas donde los visitantes podrán encontrarse con estos imponentes cetáceos a apenas unos metros de distancia. La playa Las Canteras, una de las playas que componen el área, tiene aguas muy profundas y calmas, características ideales para los cetáceos.

La ciudad y sus alrededores


Puerto Madryn es la puerta de entrada principal a Península Valdés, área natural protegida y declarada Patrimonio Natural de la Humanidad por UNESCO en 1999. Ballenas Francas, elefantes y lobos marinos, pingüinos de Magallanes, delfines, orcas y numerosas especies de fauna terrestre y aves se trasforman en los protagonistas de este entorno natural único. Algunos puntos turísticos a visitar cercanos a Puerto Madryn, son: la Isla de los Pájaros, Puerto Pirámides, Punta Delgada, Caleta Valdés y Punta Norte, entre otras grandes atracciones de la zona.


Madryn fue declarada Capital del Buceo por la cámara de diputados en la Argentina. Además cuenta con una amplia oferta científica-cultural entre la que destaca el centro de interpretación Ecocentro, el Museo Municipal de Arte y su propuesta gastronómica, entre otras opciones.

Precios de referencia


Si se desea hacer el avistaje en embarcaciones tradicionales o abiertas, habrá que tener en cuenta estos costos para la temporada baja (entre el 15 de junio al 31 de agosto): Mayores: $2.000 y Menores (entre 4 y 12 años) $1.000, mientras que los pequeños hasta 3 años, el paseo es sin cargo.


También se pueden hacer en el "Yellow Submarine", la primera nave semisumergible de industria argentina, diseñado y construido por el astillero naval Federico Contessi de la ciudad de Mar del Plata, y luego transportado por tierra hasta Puerto Pirámides. Claro que son otros los precios porque hay otros servicios. Por ejemplo a bordo del Yellow Submarine, los pasajeros pueden circular libremente y observar a las ballenas en superficie desde la cubierta superior como en una salida tradicional, o desde la cabina submarina para ver a las ballenas como si estuvieran buceando junto a ellas. En este nivel bajo el agua, los pasajeros cuentan con 40 ventanas de observación submarina, cada una con su propio asiento.


Pueden viajar hasta 50 pasajeros, incluyendo la tripulación.


Además de ofrecer elementos de seguridad, hay un guía bilingüe.


En temporada baja, los precios van desde $4.000 (los mayores), $2.000 (los menores entre 4 y 12 años) y sin costo para los pequeños hasta 3 años.


La Franca Austral


La ballena Franca Austral es un cetáceo que habita los mares del hemisferio sur. Recibe el nombre de "Franca" por iniciativa de algunos marineros y balleneros ya que es una especie muy fácil de cazar. En la actualidad estos animales marinos están en extinción por lo que en el país están protegidas por ley e inclusive fueron declaradas Patrimonio Natural.


Los machos llegan a tener hasta 15 metros de largo y las hembras 16 o 17 metros. El peso de un ejemplar adulto llega a las 40 toneladas. Las ballenas pasan gran parte del año en las aguas antárticas donde se alimentan, luego migran hacia aguas más templadas al norte como por ejemplo Puerto Madryn para la reproducción. Las ballenas tienen callosidades en su piel (principalmente en la cabeza) donde se alojan algunos tipos de crustáceos.


En la actualidad las ballenas francas se encuentran en extinción y en Argentina están protegidas por ley y fueron declaradas Patrimonio Natural.