La piel hay que cuidarla siempre y a cualquier edad por múltiples factores, pero sobre todo porque es lo que cubre la totalidad del cuerpo. Ni hablar si es verano, y ese verano es sanjuanino con temperaturas excesivamente altas y un sol que está siempre presente. Esto sin contar el cloro de las piletas o balnearios, los baños frecuentes, las picadas de mosquitos, el contagio de piojos y hongos que, por supuesto, afectan directamente al órgano más extenso del cuerpo humano. Para evitar su deterioro alcanza con tener diferentes cuidados y consultar a un especialista para profundizar en los casos particulares. La doctora Verónica Godoy, dermatóloga, brinda una serie de sugerencias para tener en cuenta y pasar la época estival de la mejor manera y con una piel cuidada.

El sol

Hay muchos factores que en esta época resecan la piel y el sol figura en primer lugar porque su incidencia es muy fuerte y los días son largos. Sobre todo hay que tener cuidado en las primeras exposiciones de la temporada, ya que la piel esta más sensible.


La especialista indica que "actualmente disponemos de una gran variedad de protectores solares y de texturas perfectas para cada necesidad, zona del cuerpo y tipo de piel. Para esto es imprescindible el asesoramiento con el dermatólogo de confianza. Mi recomendación personal es extremar cuidados con los mas pequeños ya que al jugar bajo el sol, a veces, sufren quemaduras que luego dejarán la piel muy sensible. En el caso de los bebés no hay que exponerlos al sol hasta los 6 meses o 1 año de edad".

El cloro

La mayoría de las personas eligen balnearios públicos u otras piletas para pasar el intenso calor, y en este sentido hay que tener en cuenta que todas usan cloros y otros aditivos por razones de seguridad y de higiene. Por ese motivo no hay que olvidar que el cloro es terriblemente dañino para la piel, para el cabello, para las uñas y también para los ojos. "A nivel de piel que es lo que compete a mi especialidad como dermatóloga lo ideal es usar una crema impermeabilizante, con un toque de silicona, logrando la mínima acción irritativa sobre ella", asegura Verónica.

Los mosquitos

Estos pequeños y molestos insectos abundan en la provincia durante el verano y es bastante difícil combatirlos, por lo que es usual encontrarse con picaduras que dañan la piel. Afortunadamente el mercado ofrece muchas variantes de repelentes muy buenos, aunque hay que tener en cuenta algunos detalles, sobre todo los cuidados especiales con bebés y niños pequeños que tienen la piel más sensible. El rascado continuo que es difícil de controlar puede llevar a infecciones severas. Tampoco hay que olvidar que para los más chiquitos se deben usar productos específicos para la edad.

El salitre

Si la idea es tener vacaciones en la costa, hay que recordar que la sal del mar reseca mucho la piel. Para compensar esta situación, la doctora Godoy aconseja utilizar protectores solares efecto hidratantes y luego de la exposición solar emulsiones aftersun (para después del sol).

Baños frecuentes

Lógicamente que debido a las altas temperaturas todo el mundo toma duchas diarias más frecuentes, incluso 3 o 4 veces por día, aunque no es lo ideal. Este exceso de agua no favorece a la piel, ya que modifica su pH, es decir el manto lipídico protector y la flora habitual. "Mi consejo saludable es tomar un baño diario, corto, con agua tibia y un jabón emoliente o cremoso, y si nos duchamos varias veces más que sea con un sustituto del jabón, siempre con agua tibia, nunca usar agua caliente, ni siquiera en invierno, baños express o cortos, sólo como para refrescarnos", asegura la especialista.

Los piojos
 
A pesar de que durante el ciclo lectivo es cuando los piojos hacen estragos, la epidemia está presente todo el año. Ni hablar en las piletas que es donde más se detecta esta patología tan difícil de erradicar por lo que se sugiere consultar al dermatólogo durante noviembre o diciembre, sobre todo si se tiene algún antecedente o predisposición. Para estos casos hay tratamientos preventivos que ayudan a impedir el contagio.


Tener en cuenta que en las piletas muy concurridas y en las colonias de verano es donde más se ven a pesar del uso de gorro para agua.

Los hongos

La conocida y famosa "micosis" (hongos) es otra de las preocupaciones del verano que además de molestias provocan serios problemas en la piel. La sugerencia de Verónica Godoy es no permanecer con ropa húmeda, y secar las zonas de pliegues y oclusivas como axila, ingle, zona submamaria, con el secador de cabello con aire fresco. Y no caminar descalzos en áreas comunes, piletas, vestuarios u otras. Tomar esas medidas preventivas son la clave para evitar esta enfermedad.

Hidratación
 
Tomar agua es vital en esta época del año ya que ayuda a mantener la piel hidratada. Beber mucho líquido antes de que aparezca la sed, incluidos los de fruta de estación. "Soy fans número uno de incluir siempre colágeno bebible y si es con vitamina C, mucho mejor, ya que ayuda a la piel, al cabello y a mantener las uñas fuertes', afirma la especialista.

Tratamientos faciales
 
Esta época también se caracteriza por la cantidad de reuniones sociales que se realizan , motivo que lleva a muchas personas a mejorar el aspecto de la piel. En estos casos, la doctora Godoy aconseja realizar tratamientos como Radiofrecuencia -tensión de la piel-;


Hifu - altamente eficaz para la tensión desde las capas mas profundas; Electroporación


- hace penetrar de manera optima los principios activos-; Máscara de vitamina C acción prolongada, por citar algunos ejemplos. "Esta última es mi preferida aunque hay otras muy lindas y eficaces. También figuran en la lista los tratamientos estrella de siempre como la tóxina botulínica para las arrugas dinámicas; rellenos con ácido hialurónico, hilos tensores para generar colágeno, peeling hollywood con tecnología laser que mejora notablemente la piel superficial y profunda, sin pelarla, entre otros", afirma Verónica Godoy.


Fuente
Dra. Verónica Godoy. Dermatóloga
Clínica Guadalupe: Matías Zavalla 402 Norte
Teléfono: 4262090
Whatsapp: 264 627 0052