Para que no se pierdan los textos 

¿Qué es lo peor que podría pasarle a alguien que escribe, escribe, escribe y no entrega jamás esos textos al destinatario?: que se rompa la computadora, el técnico logre revivirla pero en el proceso se pierda, se borre y desaparezca todo lo escrito, entre otras cosas cartas a amores lejanos, a su abuela, a ella misma para que pueda leerse en un futuro, más otras palabras catárticas, emocionales y sentidas. A modo de consuelo y hasta como resarcimiento, Rocío Pérez Battías, Rochi, actriz y licenciada en Comunicación Social, lanzó por sus redes sociales la convocatoria abierta de su proyecto "¿Desea restaurar el archivo?''.


La iniciativa esperaba -con muchos miedos y por ende sin mucha expectativa, situaciones que fueron derribadas ante la respuesta de más de 50 escritos- textos, cartas, mails de la carpeta de borradores que nunca se enviaron por o se mostraron por vergüenza o por timidez, textos reales o ficticios pero con mucho potencial para resignificar artísticamente con la ayuda de artistas sanjuaninos que se prestaran a su loca idea también voluntariamente.


"Cuando me quedé como vacía porque se me rompió la compu y cambié el celular, por ende, perdí todos mis archivos; me surgió la necesidad, luego de muchas charlas con amigos, de hacer un proyecto artístico con ayuda de personas que escriben como yo. Para mi sorpresa, la gente respondió re bien'', cuenta Rochi sobre la devolución que tuvo de parte de muchas personas conocidas y cercanas pero también de desconocidos y hasta de anónimos. En menos de un mes recibió textos muy viejos en papeles amarillentos, otros scaneados de algún cuaderno o diario, y otros, los menos, que fueron especialmente pensados y volcados para responder a su convocatoria, entre los que podían distinguirse poesías, prosa, diálogos, ficción, pensamientos. Todos, bajo un halo de intimidad entre dos personas remitían a dolores, al amor, la muerte, la decepción, el desamor, la amistad, la soledad. "Todo temas que nos atraviesan a todos los seres humanos'', dice la promotora de la idea.


Claro que eso no fue todo. Porque el proyecto fue creciendo y siguió con la segunda parte de la convocatoria a artistas. Entonces se presentaron casi 20 interesados en convertir esos textos en lo mejor que saben hacer: canciones, fotografías, puestas en escena, videos, actuaciones, ilustraciones, etc, etc, etc. 


"La idea del trabajo colaborativo es fascinante, es hermosa. Estamos en un proceso mágico de apropiarse de los textos y empezar a crear de manera individual o colectiva'', dice la actriz que no cuenta con apoyo para financiar la iniciativa que verá la luz el 16 de noviembre próximo en la sala El Avispero, por lo que invertirá algunos ahorritos para cubrir algunos gastos básicos.


El aporte


Si bien la convocatoria para sumar textos o talentos ya está cerrada, al menos en esta primera edición, el público si podrá participar de la puesta en escena del proyecto que, si bien no está del todo definida, será una especie de varieté o recorrido por buena parte de los textos aportados y reconvertidos artísticamente. Los invitados especiales por supuesto serán los voluntarios.


Además piensan hacer un registro de cada producción que subirán a las redes sociales de la responsable de la iniciativa o a una página especial en la web.


Revivir los VHS

Cuando cualquier mortal pensaba que a esta altura de las circunstancias, los viejos y queridos videocasetes parecían haber pasado a la historia definitivamente, dos artistas locales se propusieron darles vida, publicando un trabajo creativo en este formato. La idea y las ganas estaban. Claro que no era sencillo conseguir el material para Leonardo Sánchez, el artista visual que no concibe su obra si no es en este soporte que tuvo su auge en los años '80 pero que dejó de fabricarse a mediados del 2000 con la aparición del DVD. Entonces apeló a sus contactos y a la multiplicación de su necesidad en sus redes sociales. Así consiguieron 100 VHS, el 75% de su propósito.


"Si no nos donan los videocasete es imposible hacer la obra porque la idea es reutilizar el formato pero a su vez, usar muchas de las imágenes originales que contienen para intervenir con una suerte decollage de imágenes que estoy trabajando con tomas que encuentro en material de la web, fragmentos de películas, de dibujitos animados, de archivos, de cine porno, de filmaciones que hago de la tele, del monitor de la compu. Aplico lo que se llama "found footage'' que es hacer con material encontrado y apropiado. Por suerte hicimos una convocatoria en redes y funcionó bastante bien'', cuenta Leo quien fue convocado para esta iniciativa por músico y artista independiente Lorenzo Gómez Oviedo que le suma a los videos su trabajo de experimentación sonora.

Para Leo, el VHS tiene su mística y su razón de ser para lograr su trabajo sobre homoerotismo. De hecho, hay muchos artistas en el mundo que están apelando a formatos ya en desuso para reproducir sus trabajos, como por ejemplo los discos, los casetes y hasta la fotografía analógica.


"Me interesa trabajar con la estética del VHS, tiene mucho ruido la imagen y eso tiene su belleza. Me gusta trabajar con el residuo porque si bien para mí este formato es una reliquia, soy consciente que como es algo que caducó para muchos, también es basura tecnológica. De hecho muchos de los que nos dieron videos nos decían que los tenían en sus casas tirados, archivados, juntando mugre'', reconoce.


La iniciativa -que si bien tendrá un hilo conductor común que se replicará en copias pero que resultará en 150 obras únicas- tiene como finalidad no solo difundir el trabajo sino además ganar dinero, ya que los videos serán vendidos en una vez que se haga la presentación.

El aporte


Para sumar videocasetes, con o sin caja, al proyecto se puede contactar a los artistas a través de sus redes sociales en Facebook e Instagram. Se los encuentra como Leonardoj.Sánchez y Lorenzo_ Gómez_Oviedo . Hay tiempo hasta fines de septiembre.


Escenas de la vida cotidiana sanjuanina


En su afán por aprender más, Juan Francisco López Búbica y Dana Botti, ambos dramaturgos -NDR: cada uno tiene sus propias obras de teatro escritas, pero coincidieron en un trabajo conjunto de escritura en la última Fiesta Nacional del Sol- se postularon a una beca de Formación del Consejo Federal de Cultura de la Secretaría de Cultura de la Nación. Y, con su idea de hacer la primer antología teatral de San Juan (hay un trabajo similar anterior pero recopila material de todo Cuyo), no solo ganaron sino que apostaron a compartir su logro con sus pares. Por eso, abrieron una convocatoria virtual para sumar eventuales escritores a un proceso que tendrá un interesante premio de por medio: hacer una clínica de dramaturgia por varios meses bajo la tutoría de Alejandro Tantanian, el actual director del Teatro Nacional Cervantes.


La idea de esta dupla de creativos es abrir el juego para que los interesados puedan aportar escenas "con una temática que pudiese surgir de noticias, situaciones y hasta eventos vividos en San Juan o por los sanjuaninos. Pueden ser hechos verídicos o no, actuales o pasados. Hay cientos de ejemplos aquí, como la aparición de seres extraterrestres, duendes o situaciones tragicómicas que aparecen de tanto en tanto en la provincia'', según explican los responsables del proyecto llamado "Dramaturgues sanjuanines antologades'', al que ya han llegado las primeras sugerencias.


"Nos parecía bonito, interesante y más que válido compartir con otros dramaturgos esta enorme posibilidad de capacitarse con un reconocido hacedor de la talla de Tantanian, en lugar que sea un logro solo para nosotros. Es una gran oportunidad. Por eso, pensamos en llevarlo adelante por medio de un proyecto colaborativo'', cuenta feliz Juanfra.


La iniciativa en cuestión no sólo contempla la posibilidad de publicar una obra de teatro breve, sino que incluye un proceso de aprendizaje y reescritura de varios meses, con al menos seis encuentros de capacitación gratuitos en la provincia. Justamente de allí saldrá el material a publicar. Pero eso no es todo, la propuesta sueña con que esa publicación -en principio digital y de acceso gratuito- pueda llevarse algún día al papel. 


Y algo más, que la hace más significativa aún: desde su lanzamiento, Dana y Juan Francisco quieren que todos los que participen se comprometan con ir a leer o a poner en escena -si es que llegan con los tiempos- cada una de las obras en diferentes departamentos.


El aporte


Toda aquella persona, sean escritores o hacedores teatrales o no, que se anime a poner en palabras algún hecho con impronta sanjuanina tiene tiempo hasta el mes de octubre para proponer una escena de entre 1 y 4 páginas como máximo. Para eso hay que completar un formulario virtual. Los responsables del proyecto van a seleccionar 5 sugerencias. El 15 de noviembre se darán a conocer los nombres de quienes además de ser parte de la antología, trabajaran en la reescritura en un laboratorio entre diciembre del 2019 y el 2020.


Para más información, escribir a [email protected]