Este martes el papa Francisco estará en Santiago. Y los días subsiguientes hará escala en dos puntos del mapa chileno menos visitados por los sanjuaninos: el 17 presidirá una misa en Aeródromo Maquehue de Temuco y el jueves 18 de enero, lo hará en el Campus Lobito en Iquique. En esta nota y con ayuda de los encargados de la oficina de Prensa Internacional de la Subdirección de Marketing del Servicio Nacional de Turismo (Sernatur) se armó un itinerario alternativo para aprovechar turísticamente hablando estos destinos, una vez terminada la actividad religiosa, para quienes crucen la frontera para este encuentro.
 


Camino al sur


Temuco, como capital de la Región de La Araucanía y con una ubicación privilegiada en el mapa, es una gran plataforma de servicios turísticos. Es que en esa zona hay decenas de alternativas, tanto las que brinda la naturaleza como propuestas culturales, comerciales y deportivas, para conocer, pasear y disfrutar. Incluso en esta ciudad -a más de 600 kilómetros al sur de Santiago- se pueden vivenciar las costumbres y tradiciones del pueblo mapuche. Al visitar el Museo Regional de la Araucanía, que exhibe en una cuidada colección del legado mapuche-pehuenche y la herencia de los colonos e inmigrantes. Hay muestras arqueológicas, etnográficas, pictóricas, fotográficas e históricas desde el 1400 hasta el 1800 con más de 3.000 objetos.

>


Temuco nació en 1881 como un fuerte. Su fundador Manuel Recabarren así lo determinó por su ubicación estratégica en el valle central de la Región de La Araucanía. Justamente en el radio urbano, se puede encontrar uno de los espacios naturales más emblemáticos de la región, el Monumento Natural Cerro Ñielol, ubicado a diez cuadras de la Plaza de Armas (la plaza cabecera), donde se pueden apreciar vestigios de los bosques originales del valle. Este cerro es un verdadero refugio para la flora y fauna y un gran mirador -conocido como Patagua, donde se erigen cinco estatuas de madera que reflejan el momento histórico en el que pueblo mapuche cedió parte de sus terrenos para que se levantara la ciudad- que invita a contemplar la ciudad, ya que está a 200 metros sobre el nivel del mar.

>


El cerro preside un área silvestre protegida de 89 hectáreas. De hecho, a lo largo del ascenso se puede encontrar especies de lingues, laureles, raulíes, coihues y robles que crecen formando un tupido follaje con algunas notas de color dadas por el copihue, la flor nacional chilena. Pero además en el Ñielol habitan bandurrias, tiuques (chimangos), zorros y el singular monito del monte, el marsupial más pequeño del mundo, que es difícil de observar. En la zona también está la laguna Pilhue, uno de los espejos de agua de esta reserva, a la que se puede acceder por distintos senderos para hacer trekking.

>


Si de historia se trata, el nuevo Museo Nacional Ferrioviario Pablo Neruda, es un buen ejemplo porque allí se conserva una antigua estación de trenes, locomotoras y una casa de máquinas que sirven de testimonio de los inicios y desarrollo de la región. Fue inaugurado en el 2004, año en el que se conmemoró el centenario del nacimiento del poeta chileno que creció juntando en las locomotoras y los rieles. El complejo consiste en cuatro edificios: la Carbonera, donde se almacenaban hasta 3.000 toneladas de carbón de piedra; la Maestranza, destinada a la reparación de las máquinas; la Administración, que en la actualidad funciona como galería de arte; y la Casa de Máquinas, donde se exhibe una llamativa colección de joyas ferroviarias que han sido restauradas manteniendo sus características originales, como la locomotora denominada ES Nº1 (Especial Servicio), construida en 1923 en Alemania por la fábrica Linke Hofmann Lauchhammer, el coche que con motivo de la visita del entonces presidente de Argentina, Juan Domingo Perón, en 1954, pasó a funcionar como vagón oficial. En él también viajaron los presidentes chilenos Jorge Alessandri Rodríguez, Eduardo Frei Montalva, Salvador Allende Gossens y Patricio Aylwin Azócar. También llevó a la poetisa Gabriela Mistral a Valparaíso para asistir a un homenaje oficial en la década del 50, antes de su muerte en Estados Unidos.


El Mercado Municipal -llamado popularmente Abasto- es uno de los lugares que no pueden dejar de visitarse para conocer verdaderamente Temuco. Es que por allí pasa, desde 1930, la vida cotidiana de la comunidad y los gustos de los locales. Está en pleno centro y todos los días recibe a miles de residentes y turistas. Allí se consiguen los mejores platos de la comida regional (pescados y mariscos, pastel de choclo y humitas, entre otros) además de artesanías típicas en cestería, madera, barro, lana y cueros.


 Camino al norte


Iquique, en el corazón de la Región de Tarapacá, es una ciudad portuaria que se caracteriza por las extensas playas, con palmeras que adornan las ciclovías y sitios puntuales para realizar deportes al aire libre frente al mar. Pero hay mucho más para disfrutar allí porque junto al agua y la arena, convive un casco histórico de la época del salitre, museos y zonas comerciales que lo vuelven aún más atractivo. Ya desde su nombre -que en aimará significa lugar de sueños o lugar de descanso- invita recorrerla. Está a más de 1700 kilómetros de la capital chilena.


Sin lugar a dudas sus playas limpias -de hecho la Playa Cavancha es una histórica ganadora del galardón mundial Bandera Azul por ser una de las playas más limpias del mundo-, arenas blancas, formaciones rocosas y mar azul del Pacífico, son el mejor anzuelo, pero además escenario para los deportes de verano como treking, caminatas, surf y parapente porque dicen los que saben, la vista es inigualable.


Por la misma razón no hay que dejar de hacer un city tour por Iquique, considerada una de las ciudades más hermosas del norte de Chile, dónde la historia de la sal y la pesca hicieron sus aportes a un lugar donde se mezcla lo antiguo y lo moderno. Como la calle Baquedano, sin duda la más vieja de la ciudad, que deja observar en sus edificaciones los rastros de un pasado glorioso y aristocrático que con el correr del tiempo se popularizó. En algunas de sus fachadas pueden verse verdaderos homenajes a los precursores y trabajadores del salitre. Se puede recorrer en un viejo tranvía. Lo mismo pasa con el Museo Anker Nielsen que muestra todos los aspectos que contextualizan esa época. Sus puertas invitan a ver verdaderos detalles históricos, como las fichas con las cuales se remuneraba el esforzado trabajo. El barrio histórico, junto a su antiguo puerto y su Museo naval, son otros de los grandes atractivos que tiene. Allí es posible embarcarse hasta el hito que marca el lugar donde se hundió la corbeta Esmeralda durante la Guerra del Pacífico, que hoy se recuerda como uno de los sitios de mayor importancia histórica del norte chileno.


El Museo Regional de Iquique guarda varios mundos y tesoros antropológicos y arqueológicos, como las momias de la cultura chinchorro (una princesa incaica y su dama de compañía, encontradas en el cerro Esmeralda), además de utensilios y herramientas de los pueblos que habitaron la zona durante años. Quizás una de las partes más interesantes de este museo sea ese grupo de salas, oscuras, que se comunican entre sí para contar la historia del salitre en el norte de Chile y su explotación.


"La Zofri'' es uno de los puntos más visitados de Chile, al menos por los argentinos. Es que se trata de la zona franca más grande del norte de Chile pero además de América del Sur. Imposible no visitarla. Abre todos los días el año y ofrece productos de todas partes del mundo, en especial del mercado asiático. Hay alrededor de 2,4 kilómetros de depósitos, sucursales bancarias y restaurantes.


Puerta de ingreso


Por medio de la página https:/ /www.franciscoenchile.cl/entra das, se pueden obtener las entradas gratuitas para concurrir a cada uno de los encuentros masivos programados por el Papa: misas y eventos con jóvenes, por ejemplo. Solo hay que ingresar el nombre y apellido de cada persona interesada, además indicar que se es extranjero y llegan al correo electrónico. Las entradas son personales e intransferibles y deben tenerla todos aquellos que quieran participar de las actividades propuestas, tengan la edad que tengan. Cada ticket indica la puerta de acceso al recinto, zona en la que se ubicará y horario de ingreso.

 

TEMUCO

 

Cerro Ñielol en Temuco.
El Museo de la Araucanía, cuenta la historia de Temuco y sus habitantes.

 

El Mercado de Abasto es uno de los atractivos de la ciudad sureña en Chile.
El museo del Ferrocarril conserva locomotoras y maquinaria antigua que supo desandar los rieles al sur de Chile.


IQUIQUE

 

Iquique, es una ciudad donde convive la modernidad, pero además la historia del lugar.
La zona franca de Iquique, es un llamador para los argentinos.
Las playas, el mejor atractivo del norte chileno, donde una de las actividades fundamentales, es el parapente.  <

/figcaption>

 

El Museo Regional de Iquique, cuenta, entre otras cosas, la historia de los salares, fuente económica de esta ciudad portuaria.