Presentación. La expresidenta presentó su libro en un acto que se realizó en la sede del Centro de Convenciones Metropolitano, en el Alto Rosario Shopping.

La senadora nacional y precandidata a vicepresidenta del Frente de Todos, Cristina Fernández de Kirchner, cuestionó ayer al Gobierno por haber firmado el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) el Día de la Bandera. La expresidenta se preguntó además si "era necesario, rodeado de chiquitos, insultar a un gremialista", en referencia a las aseveraciones del presidente Mauricio Macri que acusó a Hugo Moyano de "tener un comportamiento mafioso e ilegal".

"¿A quién se le ocurrió firmar un 20 de junio? ¿lo hicieron a propósito?", insistió la exmandataria sobre el acuerdo rubricado con el FMI hace un año. Desde Rosario, donde presentó su libro "Sinceramente", Fernández de Kirchner aprovechó su discurso para respaldar a Moyano después de las críticas de Macri.

La expresidenta recordó que Moyano "es el mismo que estaba" con Macri el "17 de octubre de 2015, cuando inauguraron un busto de Perón" en la ciudad de Buenos Aires, por lo que consideró que el jefe de Estado, "además" de tener "mal gusto", es "desmemoriado".

En clave de campaña, pidió "fijarse" cómo estaba el país el 20 de junio de 2015 y "cómo está hoy", tras lo cual apuntó: "Es una Argentina con infinitas dificultades más graves y profundas, porque de los problemas que teníamos, no sólo no resolvieron ninguno sino que los potenciaron a cifras exponenciales, y los que no teníamos volvieron a aparecer, como el desendeudamiento y la desocupación".

Del acto, que se realizó en la sede del Centro de Convenciones Metropolitano, en el Alto Rosario Shopping, participaron la vicegobernadora electa de Santa Fe, Alejandra Rodenas; el jefe del bloque de diputados del Frente para la Victoria, Agustín Rossi, y el legislador camporista Marcos Cleri, entre otros. Fue la segunda incursión de la compañera de fórmula de Alberto Fernández después de haber presentado el libro el 10 de junio en Santiago del Estero.

Sin nombrarla, Cristina deslizó que la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal es tratada como un "hada virginal".

Daniel Scioli resignó su precandidatura presidencial y así, no habrá elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) en el esquema del kirchnerismo, hoy aliado con el Partido Justicialista y con el massismo, informó ayer el diario Clarín.

El exgobernador bonaerense era el último postulante a la pelea presidencial que quedaba en pie. Pero luego de varias charlas con el aspirante presidencial Alberto Fernández, declinó de competir.

Así, con el acuerdo de Sergio Massa para aliarse a los K y encabezar la lista de Diputados -tras un amague de pedir participar en unas PASO presidenciales-, Scioli se bajó y no habrá internas en la categoría máxima en el Frente de Todos. Scioli había lanzado su candidatura presidencial en marzo de este año y hasta había dicho que "voy a ir a la PASO contra Cristina Kirchner".