Como aquel primer día. Con pancartas en mano, cientos de personas comunes fueron protagonistas del reclamo de justicia para Nisman.  <

/figcaption>

 

Funcionarios nacionales, encabezados por la vicepresidenta Gabriela Michetti, referentes de la comunidad judía y familiares del fiscal Alberto Nisman participaron esta tarde de un homenaje a dos años de su fallecimiento, en un acto en el que se ratificó la teoría de que se trató de un ‘asesinato‘ y se criticó en duros términos a la 
expresidenta Cristina Fernández. 


Al cumplirse el segundo aniversario de que el fiscal apareciera muerto en su departamento de Puerto Madero, se realizó un acto en la Plaza de Mayo, frente a la sede de la Unidad Fiscal AMIA donde trabajaba Nisman hasta el día de su fallecimiento. 


El acto comenzó cuando las dos hijas del fiscal, Iara y Kala, subieron al escenario ubicado junto a la calle Hipólito Yrigoyen para encender dos velas en memoria de su padre, y luego se hizo un minuto de silencio. 


En la primera fila se encontraba la exmujer y querellante en la causa, Sandra Arroyo Salgado, así como funcionarios del Gobierno nacional como la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, el titular de la cartera de Ambiente, Sergio Bergman, el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, el titular del sistema de Medios Públicos, Hernán Lombardi, entre otros. 


En el inicio del acto se aclaró expresamente que no se iban a mencionar los nombres de los funcionarios presentes para no ‘politizar‘ el recordatorio del fiscal, pero durante los discursos se repartieron críticas para la 
expresidenta Cristina Fernández, el entonces secretario de Seguridad, Sergio Berni, y a la fiscal Viviana Fein, que recibieron aplausos de los cientos de manifestantes. 


El fiscal Germán Moldes, quien estuvo a cargo del cierre del homenaje, fue el autor del más duro discurso en el que, entre otros puntos, dijo que Nisman ‘murió por denunciar a Cristina Fernández‘. 


Según recordó, la Corte Suprema dijo que ‘la muerte de Nisman estaba directamente relacionada con su trabajo como funcionario federal, lo que pasado en limpio significa que murió por denunciar a Cristina Elisabet Fernández, viuda de Kirchner, Nisman murió por denunciar a Héctor Timerman y por denunciar a los cinco grandes del buen humor que le hacen coro‘. ‘Esto es un duelo, no es una celebración, es una fecha trágica de la historia argentina, no sólo de la democracia, un fiscal federal en un acto de coraje denunció a los poderosos y dejó la vida en el camino‘, subrayó. 


En su duro discurso, Moldes apuntó contra la Procuración General de la Nación a cargo de Alejandra Gils Carbó, los miembros de ‘Justicia Legítima‘; la fiscal Fein y el exsecretario de Seguridad de la Nación, Sergio Berni. 


En distintos tramos de su mensaje, Moldes fue aplaudido y en ocasiones mantuvo una especie de diálogo con los presentes en el acto, que gritaron consignas en contra del kirchnerismo. 


Por la mañana, la jueza Sandra Arroyo Salgado, exesposa de Nisman, volvió a abonar la teoría de que el fiscal habría muerto el sábado 17 de enero de 2015 y no el domingo 18 como afirma la pericia judicial. Esta teoría pone en escena otra vez al técnico informático Diego Lagomarsino, el único imputado en la causa por haber facilitado el arma que finalmente mató el fiscal de la AMIA. Fue él también el último en ver con vida a Nisman el sábado en su departamento.

 

La familia viajó a Israel

La jueza federal Sandra Arroyo Salgado, expareja del fallecido fiscal Alberto Nisman, viajó junto a sus hijas Lara y Kala a Israel, tras participar en el acto de conmemoración que se realizó ayer en Plaza de Mayo. La 
ceremonia se realizará en el centro que homenajea a las víctimas de los atentados con la embajada de Israel y la AMIA.