Un hombre de Tunuyán, Mendoza,  fue acusado de maltrato animal tras dejar morir a dos perros, a los que había dejado atados y abandonados por varios días, sin agua ni comida.

El sábado por la mañana, personal de la Unidad Especial de Patrullaje (UEP) fue desplazado por el 911 a un domicilio de calle Bascuñán, en Colonia Las Rosas, donde, según se alertó, el propietario había dejado abandonado a sus dos perros.

Efectivos constataron que se trataba de un lote baldío. Allí, dos perros -un macho y una hembra- yacían muertos. Tal como se aprecia en las imágenes, los animales estaban encadenados sin provisión de alimentos ni agua. De acuerdo a las averiguaciones se pudo saber, además, que su dueño hacía varios días que no iba a verlos.

Según informó el subcomisario Alejandro Banegas a El Cuco Digital, uno de los canes fallecidos se encontraba debajo de un pequeño tinglado de nylon negro y palos, mientras que el segundo perro estaba debajo de un auto abandonado. Ambos animales igual de encadenados a cincuenta centímetros de largo, imposibilitados de moverse en el interior de la propiedad.

El ayudante fiscal interviniente dispuso la presencia en el lugar del médico veterinario de la Policía, quien pudo ratificar que los dos perritos estaban en avanzado proceso de desnutrición.

Finalmente, apareció en el lugar el propietario del inmueble, un hombre de 44 años, quien fue procesado penalmente en “averiguación de la Ley 14.346 (ley Sarmiento)”, con intervención de Oficina Fiscal de Comisaría 65.

Ley de maltrato animal

En Argentina, la ley 14.346 establece de 15 días a un año de prisión a “que infligiere malos tratos o hiciere víctima de actos de crueldad a los animales”.

La norma considera actos de maltrato no alimentarlos en cantidad y calidad suficiente, azuzarlos para el trabajo mediante instrumentos que les provoquen castigos o sensaciones dolorosas, hacerlos trabajar en jornadas excesivas sin proporcionarles descanso adecuado ni contemplar las condiciones climáticas.

También considera maltrato hacer “trabajar” al animal cuando se encuentre en mal estado físico o estimularlos con drogas, entre otras cosas.

Por otra parte, la ley considera actos de crueldad la vivisección con fines que no sean científicamente demostrables, las mutilaciones, intervenir quirúrgicamente animales sin anestesia y sin poseer el título de médico o veterinario y la experimentación.

Lastimar y atropellar animales intencionalmente, torturarlos o matarlos por solo espíritu de perversidad también son considerados actos de crueldad, así como también realizar actos públicos o privados de riñas de animales, corridas de toros, novilladas y parodias, en que se mate, hiera u hostilice a los animales.

FUENTE: LOS ANDES