Colores, carteles y canciones. En el medio, la plaza. Y, de un lado y del otro, las posiciones a favor y en contra de la legalización del aborto expresadas este mediodía en un clima optimista, alejado de lo que ocurre puertas dentro del Congreso, pero con la confianza de que el resultado será el que esperan, unos y otros.

 

Desde temprano, las organizaciones a favor y en contra de la legalización del aborto llegaron a la zona del Congreso para instalar sus gazebos y sus mesas. Los verdes, los que están a favor, se ubicaron en el sector que les asignaron en el operativo de seguridad, sobre Avenida de Mayo y hacia Callao. Los celestes, los que están en contra, lo hicieron sobre Yrigoyen y hacia Entre Ríos. En el medio quedó la plaza vacía, con un pasillo que permite cruzar de un lado al otro, recorriendo cien metros.

 

 

Del lado verde, los stands de las agrupaciones políticas, movimientos de derechos humanos y organizaciones feministas montaron una especie de feria con puestos en los que distribuyen material informativo y también tienen a la venta mucho merchandising feminista y de tono político. “Ni una menos” o “Mi cuerpo mi decisión” decían algunas de las remeras que se vendían a 100 pesos, y también había pines, los tres por 50. Llamaban especialmente la atención las muñecas de trapo, a 200 pesos, con los rostros de Frida Kahlo, Cristina Kirchner, Estela de Carlotto y Sonia Alesso, la titular de Ctera.

 

 

Muchos jóvenes de un lado y del otro, veinteañeros del "verde" y un poco más grandes del "celeste", todos permanecen ajenos a lo que ocurre dentro del recinto, donde esta mañana varios de los diputados indecisos manifestaron que votarían a favor. Y también todos confían en que la balanza se inclinará por la posición que ellos sostienen. “Creemos que se va a rechazar este proyecto”, sostenía Magnasco. En la vereda opuesta, la funcionaria Fabiana Túñez, del Instituto de las Mujeres, se anticipaba a la votación con un “Estoy feliz que sea ley”.