El escándalo de proporciones envuelve a Frías, una pequeña ciudad del oeste santiagueño, lindante con Catamarca: su intendente repartió mochilas con el logo de cannabis a alumnos del nivel primario.

 

Las mochilas que repartía el intendente tienen un logo que es un ojo que se ve con su pupila dilatada, rodeado de hojas de cannabis y es idéntico al que utiliza la banda Viejas Locas, que lidera Pity Alvarez.

 

Las mochilas fueron repartidas en el interior del departamento Choya por Luis Lecuona y su secretario de Gobierno, Aníbal Padula, en las escuelas 1079 del barrio Las Violetas (Frías), el jardín Escuela N° 30 barrio Rivadavia en el departamento Choya, escuela 130 El Desmonte (departamento Choya), entre otras, y se repartieron aproximadamente 500, que luego debieron ser “rastreadas” y las mandaron a retirar, según dijo el propio intendente.

 

Las redes sociales en este pueblo del oeste santiagueño rápidamente se inundaron de mensajes de repudio y rechazo a la iniciativa del intendente Lecuona. Y hubo también muchas burlas a la ignorancia del funcionario.

 

 

Justamente, Lecuona dijo: “La verdad que estoy consternado, es algo que combatimos permanentemente, este tipo de cosas como el tráfico de drogas. Cuando me di cuenta, mandé a reemplazarlas. Le reclamé al proveedor”.

 

“Me enteré por las redes sociales; esa partida (de mochilas) venía desde Córdoba así como está, con logos y dibujos pintados por todos lados”, agregó Lecuona y admitió que es responsabilidad suya no haber controlado.

 

El funcionario dijo que cuando le advirtieron de las hojas de cannabis, mandó a “rastrear las mochilas, me junté con las maestras y nos pusimos a revisar. Tenemos 3.000 mochilas para entregar. Entregamos unas 500 y se han suspendido las entregas”.

 

Al proveedor “no le compro más; esto hay que controlar, más allá de que sea un error mío”, admitió y también responsabilizó a su secretario de Gobierno, Aníbal Padula, porque fue el que compró la partida de mochilas.

 

“Nos ha conmocionado, es un intendente que está repartiendo esto con la figura de una droga y son niños los que la reciben. Es terrible. No me di cuenta, en serio”, concluyó Lecuona.

 

Fuente: Clarín