A través de una alerta sanitaria, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) informó que dispuso el retiro de la venta de más de 300 lotes de medicamentos con la droga valsartán, que se indica para tratar la hipertensión y reducir el riesgo de sufrir infartos o accidentes cerebrovasculares (ACV).

 

La autoridad regulatoria proporcionó una lista (hacer click aquí para acceder) con los números de los lotes del antihipertensivo de siete laboratorios locales con el principio activo contaminado con N-nitrosodimetilamina (NDMA), una sustancia que puede causar cáncer. El producto proviene de un laboratorio de China.

 

En las dos últimas semanas, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por su sigla en inglés), la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) y las autoridades de salud pública de Canadá emitieron alertas similares, que luego fueron replicando las agencias regulatorias de la región, como Colombia y Bolivia.

 

Recién ayer, las autoridades argentinas emitió la alerta, aun cuando son tantos los laboratorios locales que producen más de 20 productos con el ingrediente, solo o combinado, que comercializa el fabricante chino Zhejiang Huahai Pharmaceutical.

 

"La ANMAT comunica que, luego de haber analizado la evidencia científica disponible bajo los principios de precaución e incertidumbre del ingrediente farmacéutico activo valsartán elaborado por el fabricante Zhejiang Huahai Pharmaceutical Co. Ltd., ChannanSite, RC-317016, China, se ha procedido al retiro preventivo del mercado únicamente de los lotes de productos que contienen la materia prima elaborada en dicho establecimiento", se indicó a través del comunicado oficial.

 

La medida alcanza a lotes de los laboratorios Richmond, Dr. Lazar y Cia, Temis Lostaló, Baliarda, Elea Phoenix, Internacional Argentino y Monte Verde.

 

La Anmat aconseja a los pacientes en tratamiento con alguno de esos lotes que se encuentren consumiendo alguno de los medicamentos que se incluyen en el listado, que "no interrumpan" el tratamiento y consulten con su médico de cabecera cómo actuar.

 

Fuente: La Nación