La Justicia pudo comprobar que Micaela García estuvo en el vehículo de Sebastián Wagner. En el Laboratorio Químico Forense de Oro Verde, en Paraná, los especialistas confirmaron que los restos capilares encontrados en el auto marca Renault de Wagner, que fue identificado a través de las cámaras de seguridad de vecinos y permitió llegar al detenido, pertenecen a la joven de 21 años.

 

Por estas horas se sigue trabajando en otra prueba: la bolsa de la aspiradora que usó Wagner para limpiar el auto y de la que se extrajo muestra biológica, de la que los pesquisas creen podrían surgir nuevas precisiones, señala el portal de Infobae.

 

 

En cuanto a los hechos que siguieron al secuestro, este martes se encontró en un terreno baldío de Gualeguay la sandalia de Micaela que faltaba, un pantalón animal print y las llaves de la casa de la joven. Se cree que fue en ese lugar donde el acusado la habría sometido sexualmente.