Consejos. Los especialistas aconsejan los tratamientos, pero no limpiarse con cotonetes, que pueden lastimar.

En vacaciones de verano, los viajeros suelen optar por destinos que los ayuden a calmar las altas temperaturas con una fuente cercana de agua; ya sea en playa, río o en la pileta del hotel. Esta etapa es donde más personas se ven afectadas por molestias auditivas como consecuencia del uso de una pileta o del mar en un ambiente de humedad y calor.

La otitis externa es la molestia más común durante el periodo vacacional de verano por el constante contacto con el agua, que puede no contar con los tratamientos necesarios para eliminar las bacterias u hongos presentes en las piletas y en la playa.

"La otitis se caracteriza por el dolor intenso de oído que aumenta si se presiona la zona afectada, y en algunas ocasiones se puede observar alguna supuración producto de la infección. También es posible que la audición se vea comprometida temporalmente o que se produzca un aumento de temperatura", destaca Mónica Matti, fonoaudióloga y asesora médica de GAES Centros Auditivos.

Para evitar posibles inflamaciones o infecciones es primordial tomar una serie de recaudos. Una opción para evitar la acumulación agua y la humedad es el uso de protectores auditivos. Es importante realizar un chequeo médico y tratar las dermatitis previas para evitar el acceso de bacterias al oído.