Es una planta herbácea perenne ornamental por excelencia. Cultivada en macizos llama la atención en su floración. Además, tiene diversos usos tanto en la cocina como en la medicina alternativa. Es una aromática nativa de la región mediterránea, donde crece en terrenos rocosos y herbazales secos, desde el nivel del mar hasta zonas de montaña. Alcanza una altura de hasta 70 cm., y está formada por tallos erectos y pubescentes de los cuales brotan hojas pecioladas, oblongas y ovales, de color verde azulado, púrpura, variegado o tricolor (más raro).

Las flores se agrupan en racimos y miden unos 3cm. Son de color rosado y aparecen en primavera.


Existen diferentes cultivares:
- Alba: de flores blancas.
- Berggarten: tiene las hojas alargadas.
- Icterina: tiene las hojas variegadas amarillo verdosas.
- Lavandulaefolia: tiene las hojas pequeñas.
- Purpurascens: tiene las hojas de color púrpura.
- Tricolor: tiene las hojas variegadas blanco, amarillo y verde.


Cuidados

Ubicación: Tienes que colocar la Salvia officinalis en el exterior a pleno sol. También puedes tenerla dentro de casa en una habitación muy luminosa y sin corrientes de aire.


Riego: Maceta: 2-3 veces por semana en verano y algo menos el resto del año.


Jardín: durante el primer año tienes que regarla seguido, cada 3-4 días, pero a partir del segundo puedes ir espaciando los riegos.


Tierra: Sustrato: si vas a tenerla en maceta, puedes usar sustrato de cultivo universal mezclado con un 30% de perlita.


Suelo: si las vas a tener en el jardín, no te has de preocupar por el suelo ya que no es exigente ?? .
Abonado: Aconsejo abonarla con guano líquido durante toda la temporada de crecimiento, es decir, desde comienzos de primavera hasta finales del verano o comienzos de otoño. Otras opciones son echarle cáscaras de huevo y de plátano, verduras pasadas, y/o bolsitas de té usadas.


Multiplicación


Semillas: Las semillas de la salvia común se pueden sembrar en primavera, cuando el riesgo de heladas haya pasado.


La manera de proceder es la siguiente:


* Lo primero que hay que hacer es rellenar una maceta con sustrato de cultivo universal y regarlo a consciencia.


* A continuación, se esparcen las semillas teniendo cuidado de no poner demasiadas en un mismo recipiente. Siempre va a ser mejor colocar 2 o 3 que 5 o más, pues así luego será más fácil conseguir plantas con un excelente desarrollo.


* Después, se cubren con una fina capa de sustrato y se riega con un pulverizador.


* Finalmente, se escribe con lápiz el nombre de la planta y la fecha de siembra, se introduce en el semillero y se coloca éste en una exposición soleada.


* Las primeras semillas germinarán a los 10-17 días.


Esquejes: Una manera más rápida de conseguir nuevos ejemplares es multiplicándola por esquejes, los cuales se han de obtener en primavera. Se cortarán tallos que midan al menos 30cm, y se impregnarán las bases de los mismos con hormonas de enraizamiento en polvo. Por último, sólo quedará plantarlos en una maceta con sustrato de cultivo universal y regar. Si todo va bien, enraizarán al cabo de unos 20 días.

Plagas


La salvia común es una hierba bastante resistente, pero puede verse afectada por:
Ácaros: se posan en las hojas, desde donde se alimentan.


Pulgones: son parásitos muy pequeños, de unos 0,5cm, verdes, amarillos o marrones que también debilitan las hojas.


Minadores de hojas: son larvas que cavan galerías en las hojas.


¿Cómo prevenirlas? Al ser una planta más bien pequeña y además comestible, puedes limpiarla simplemente con un pincel humedecido con agua. También te puede ser muy útil, sobretodo para prevenir, colocar trampas adhesivas de color amarillo que encontrarás a la venta en los viveros, o espolvorear tierra de diatomeas por el suelo.


Rusticidad: Soporta el frío y las heladas de hasta los -7ºC.


¿Para qué sirve la Salvia officinalis?


Uso ornamental


Se puede cultivar tanto en maceta como en el jardín, tanto dentro de casa como fuera. Con ella se pueden crear estupendas borduras, pero también se puede decorar el espacio de una manera increíble.


Usos culinarios


Hojas: Sirven para preparar tés. Se utilizan como condimento o aromatizante de platos de carne y pastas. 


Flores: Con las flores de la salvia común se preparan mermeladas.


Usos medicinales: La Salvia officinalis tiene muchas propiedades medicinales, que son: antisépticas, carminativas, estomáticas, antiespasmódicas, estimulantes y antidusoríficas. Es, pues, un estupendo remedio para tratar enfermedades del aparato respiratorio y digestivo, y también para prevenir los sudores nocturnos.


Contraindicaciones:Las mujeres en periodo de lactancia y los niños menores de dos años no deben de consumirla.


¿Cuándo se recolecta?

A partir del segundo año, durante la primavera o comienzos del verano, podrás recolectar algunos tallos que midan al menos 10cm. Luego, tienes que dejarlos secar a la sombra o dentro del microondas por un par de minutos. Otra opción es poner sus hojas entre papel encerado e introducirlas en el congelador.