El Gobierno canjeó ayer deuda de corto plazo por $85.332 millones por otros dos títulos que suman $83.395 millones, los cuales vencerán en septiembre y diciembre de este año y por los que pagará menos tasas.


"Hemos logrado cumplir con las tres condiciones que se necesitan para hacer este canje: alargar los plazos de pago, bajar la tasa que se paga, y reducir el monto" de la deuda, informó el secretario de Finanzas, Diego Bastourre, al presentar los resultados a la prensa.


Los oferentes entregaron cinco diferentes tipos de Letras de Capitalización (Lecaps) por $99.612 millones de Valor Nominal, pero con un precio residual al momento de su capitalización $85.332 millones, y a cambio recibieron dos nuevo títulos, las Lebad, por $83,395 millones, lo que generó un ahorro de $1.1978 millones.