Entre los más fieles. Parrilli conoció a los Kirchner en los ’70 y fue secretario General de la Presidencia. Es considerado uno de los empleados más fieles al kirchnerismo.

 

El fiscal argentino Ramiro González imputó ayer por presunto tráfico de influencias al exjefe de inteligencia Oscar Parrilli (2014-2015) y a quien fuera su segundo, Juan Martín Mena, tras la difusión de la transcripción de una escucha en la que supuestamente hablan de influir sobre un juez.


Se trata del diálogo entre Parrilli y el entonces jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, a quien el juez Sebastián Casanello había citado a declarar como imputado en una causa que investiga una presunta red de lavado de dinero, conocida como ‘Ruta del dinero K (Kirchner)‘.


En la conversación, el titular de la AFIP durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) solicitaba, presuntamente, que Parrilli intercediera ante Casanello para evitar su procesamiento en esa causa.


En la charla, cuya transcripción fue difundida la pasada semana por el canal Todo Noticias, la voz atribuida al extitular de Inteligencia califica a Casanello de ‘bastante flojito‘ y asegura que es un magistrado ‘presionable‘.


Es así que González, según informó la agencia estatal de noticias Télam, imputó a Parrilli y a Martín Mena, su segundo, por presunto tráfico de influencias, por lo que pidió formalmente a la Justicia que se abra una investigación.


La saga de escuchas difundidas por distintos medios comienza con un diálogo en el que Echegaray le dice a Parrilli que tiene que declarar ante Casanello en el marco del caso Lázaro Báez, en el que asegura: ‘Yo (al juez) no lo conozco, nunca estuve con él. Y por lo que estoy averiguando, me quiere procesar por nada‘. ‘Yo lo conozco. Lo conocí una vez que fui a hacer una denuncia de (Antonio) Stiuso.

La impresión que tengo es que es bastante flojito, que es presionable. El que tiene relación es Julián (Álvarez). Lo voy a llamar a Julián a ver qué puede hacer‘, fue la respuesta de Parrilli según publicaron TN e Infobae.


Tras ese diálogo se habría producido la conversación entre Parrilli y Mena en la que el extitular de la AFI le realizó el pedido de que el entonces secretario de Justicia, Álvarez, intercediera ante el juez Casanello en favor de Echegaray.


Al mismo tiempo, Parrilli presentó ayer un escrito en el juzgado federal a cargo de Rodolfo Canicoba Corral para ampliar una denuncia que ya había presentado cuando se dieron a conocer por la prensa otras polémicas conversaciones telefónicas, en esa ocasión con la expresidenta Fernández de Kirchner. Esos primeros audios habían sido obtenidos en el marco de una investigación a Parrilli por el encubrimiento de un exprófugo.


Parrilli denunció ayer que las escuchas por las que ha sido acusado por la Fiscalía no corresponden al período en el que Ariel Lijo, juez encargado de la causa por el presunto encubrimiento, autorizó la escucha de su teléfono, desde el 24 de junio al 23 de agosto de 2016.


Es así que para él, según explicó en un comunicado, el caso configura ‘el escándalo de espionaje político más espectacular de la historia democrática argentina‘ y muestran la gravedad institucional de la situación.


Fuentes: Télam y Efe