La mañana tucumana fue caótica en los alrededores de diferentes supermercados de la capital y Tafí Viejo. Integrantes de distintas organizaciones sociales se instalaron en las puertas de los comercios y les exigieron a sus propietarios la entrega de mercaderías.
 

 

Estos reclamos generaron pánico entre los comerciantes, quienes temieron que la situación se saliera de control y se produjeran saqueos. Según pudo conocer La Gaceta, estas protestas se realizaron en al menos cinco supermercados.
 

En el caso de la capital, manifestantes que dijeron responder a la agrupación al Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), liderado por Raúl Castells, se instalaron en las puertas de un supermercado ubicado en calle 24 de Septiembre al 600 y en otro comercio, perteneciente a una cadena distinta, que funciona en la intersección de avenidas Jujuy y Democracia.
 

Por otro lado, un grupo de alrededor de 120 personas cortaron el tránsito en la autopista de Circunvalación a la altura de donde se encuentra un supermercado tucumano. Allí pidieron también que se les done mercadería.
 

Fuentes policiales indicaron que, según les transmitieron los propietarios de ese comercio, los manifestantes presentaron un petitorio donde advertían que si no hacían lugar al pedido de alimentos, iban a producirse saqueos. Ante esa posibilidad, varios móviles policiales rodearon la zona.