Una irlandesa decidió pedir que le envíen comida a su domicilio por medio de una aplicación móvil y de paso agregó un pedido: que le envíen un antigripal.

 

Ocurrió en Belfast, Irlanda del Norte, donde Fíona Cuffe se sentía mal y en la sección “añadir comentarios” pidió si el repartidor podía llevarle antigripales, porque estaba “terriblemente enferma”.

 

"Por favor, parar en una farmacia de camino y comprar una caja de paracetamol. Les daré el dinero. Solamente encargo la comida para poder tener la medicina. Me estoy muriendo", escribió la clienta enferma en el apartado de sugerencias. 

 

El restaurante compartió la imagen en su perfil de Facebook y allí escribió que se alegraban de "ver a sus clientes haciendo uso de la sección de comentarios".

 

La fotografía se hizo viral con más de 15.000 “me gusta”. Además, Feeley's Chippy, subió a su cuenta de Facebook una imagen de la medicina que le compraron a Fiona.

 

"Ella estuvo encantada de recibir el medicamento y le deseamos una pronta recuperación", agregaron. La mujer contestó al mensaje en la publicación de Facebook, diciendo que eran sus ángeles.