Ya pasaron cinco años desde el estreno de Frozen, la película de Disney que marcó historia y con la que muchos espectadores de la comunidad LGBT se sintieron identificados. Aunque no es explícito muchos asumieron que Elsa es lesbiana y desde entonces comenzaron a alimentar el hashtag #GiveElsaAGirlfriend en las redes. Además, el tema principal de la película, Let i go, se volvió algo así como un himno gay para salir del armario.

 

Antes de que se estrene la segunda parte (está prevista para 2019) el Huffington Post le preguntó a la guionista y codirectora Jennifer Lee sobre la posibilidad de blanquear la identidad sexual de Elsa.

 

"Hemos tenido un montón de conversaciones sobre el tema y tenemos mucha conciencia sobre el tema", dijo la guionista. "A mí Elsa me dice cada día a dónde necesita ir y así nos lo seguirá contando. Siempre escribo desde el personaje, desde donde Elsa está y desde lo que hace Elsa en su vida, ella me lo cuenta todos los días. Veremos a dónde va".

 

También se alegró del debate que se está generando. "Me encanta todo lo que la gente está diciendo y lo que piensan sobre nuestra película; el hecho de que cree diálogo, de que Elsa sea un personaje maravilloso que llegue a tantas personas".

 

No es la primera vez que Disney le hace guiños a la comunidad LGBT: en la versión de La Bella y La Bestia de 2017 hay un personaje gay, LeFou. Y en la serie Andi Mack también uno de los protagonistas lo es.