Luego del terremoto de 7,2 grados que sacudió México el viernes, las autoridades confirmaron dos heridos leves, daños a 50 viviendas y varios servicios afectados.

En tanto, 13 personas murieron luego de estrellarse el helicóptero que viajaba para evaluar los daños del sismo. Entre las escenas de pánico que se vivieron en las calles, hubo un retrato conmovedor de un perro que fue captado mientras se aferraba a su dueña.

El Comité Nacional de Emergencia confirmó que 998.000 personas se vieron afectadas por cortes del servicio de electricidad en la zona del sismo, la mitad de ellos en 112 colonias de Ciudad de México, indicó la Comisión Federal de Electricidad.

En Ciudad de México, se registró la caída de la fachada de un edificio y una barda además de 266 personas fueron atendidas por casos de crisis nerviosas, informaron las autoridades locales.

El terremoto, que ocurre meses después de un poderoso sismo en el que murieron más de 300 personas, se sintió con fuerza en la Ciudad de México y tuvo su epicentro al sur de Pinotepa Nacional (costa de Oaxaca), una zona especialmente sísmica.