Durante la noche del domingo, la organización "Amigos de los animales" llegó a una casa de Villa Dolores, Córdoba. Minutos antes, habían recibido un aterrador reporte.

 

Abandonado entre bolsas de basura, encontraron a un gato con impactantes golpes.

 

Según explican los activistas, un miembro de la familia que cuidaba y alimentaba al gato justificó la agresión: "Se lo merece por robarnos la comida".

 


Los miembros de la ONG que cuida de los animales realizaron una denuncia, y -según una crónica de la periodista Leonela Novo– el fiscal Raúl Castro comenzó una investigación.

 

El animal, por otro lado, tiene el cráneo fracturado y podría perder un ojo. Actualmente, permanece internado.