Los ataques de tiburones suelen generar gran repercusión. La vida y la muerte definiéndose en cuestión de segundos, en el medio del mar. Esta vez, el protagonista de la historia es un argentino, hijo de un reconocido jugador de rugby y ex Puma.

 

Alejandro Travaglini tiene 37 años y es surfer. Su padre es Alejandro "Chiquito" Travaglini, que jugó en el Club Atlético San Isidro e integró el seleccionado de rugby. Hoy tiene 71 años y hace pocas semanas había vuelto de Australia, donde hace más de una década vive su hijo.

 

 

El domingo alrededor de las 8.30 de la mañana, en la playa Cobblestones, en Gracetown, al oeste de Australia, un tiburón le mordió las dos piernas. Y Alejandro se las arregló para llegar a la costa luchando, pegándole piñas al animal, según reportaron medios locales.

 

Testigos contaron que Travaglini le dio puñetazos al animal hasta que lo soltó. "Estábamos mirando las olas y de repente escuchamos algunos gritos y vimos a un tipo peleando con algo en el agua. Su tabla estaba a una distancia", dijo Lázaro, un amigo de la víctima, al medio local 9news.