En cuestión de segundos, una autopista se tiñó de naranja en China ante el avance de una explosión y alcanzó a varios autos que circulaban por el camino.

Fue tan veloz todo que los bomberos que acudieron al lugar demoraron en apagar el incendio, originado por una pérdida de gas.