Luego de un cálido saludo durante la canonización de Mama Antula, el papa Francisco recibió a Javier Milei durante una audiencia oficial que se extendió durante más de una hora. El encuentro tuvo también un intercambio de regalos: el Presidente le obsequió una carpeta con la copia de la carta manuscrita del canciller José María Gutiérrez que acreditaba a Juan Bautista Alberdi como representante en Europa, un cuadro de Mama Antula, alfajores y galletitas de limón. El Sumo Pontífice, en tanto, le regaló un medallón de bronce inspirado al Baldaquino de San Pedro, sus principales libros y el Mensaje de la Jornada Mundial de la Paz de este año, según pudo saber LA NACION.

Así lo adelantó horas antes de la cita en su perfil de X el vocero presidencial, Manuel Adorni, quien además exhibió fotos de algunos de esos regalos que el mandatario entregó al Sumo Pontífice.

“Los obsequios del Presidente de la Nación al papa Francisco serán los siguientes: carpeta con la copia de la carta manuscrita del Canciller José María Gutiérrez a Juan Bautista Alberdi acreditándolo como representante en Europa (Mayo de 1854); cuadro con la postal conmemorativa de Mama Antula que el Correo Argentino distribuyó en ocasión de su beatificación (Agosto de 2017)”, indicó Adorni. Y agregó que también le dará “alfajores de dulce de leche y galletitas de limón”.

Los obsequios los entregó Milei en su reunión privada con Francisco, quien lo recibió en el Vaticano desde 9 (hora local). Más tarde, Milei se reunirá con la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, y el presidente Sergio Mattarella.

Otros regalos de presidentes argentinos al Papa

Durante su visita al Vaticano en octubre de 2016, el fundador de Pro, Mauricio Macri, le obsequió a Francisco una escultura hecha por el artista argentino Alejandro Marmo -amigo del Pontífice- que simboliza el diálogo interreligioso, “una de las prioridades de la agenda internacional de Francisco”.

Se trataba de una pieza, como toda la obra del artista argentino de 46 años, hecha con materiales de descarte. En este caso, la escultura representaba la unión de las tres grandes religiones, con una cruz que, montada sobre una base que simboliza una estrella de David, tiene también dos medialunas, símbolo del islam.

Alberto Fernández, por su parte, le entregó al Papa en mayo del 2021 productos orgánicos de miel y de la cocina de jóvenes recuperados de adicciones de los hogares de Cristo de la villa 31, y una medalla sobre las Islas Malvinas. Asimismo, le dio una estola de la basílica de San José de Flores y una estatuilla de San José, réplica de la que está en la Basílica, junto a una estampita de Luján, una colección de La divina comedia traducida y un libro biográfico de Santos Discépolo.

Francisco devolvió la gentileza otorgándole al expresidente un mosaico que representa las figuras del hombre y de la mujer, que responden a la invitación del Señor en el Génesis y cultivan la Tierra, cuidándola, con la leyenda: “Que el fruto de la tierra y del trabajo del hombre se convierta para nosotros en alimento de vida eterna”. Además le entregó el Mensaje Mundial de la Paz de 2021, que suele dar a todos los jefes de Estado, y su última encíclica, Fratelli Tutti.