Un incendio forestal fuera de control en el condado de Ventura, en California, se cobró al menos una vida, destruyó más de 12 mil hectáreas, 150 estructuras y forzó a la evacuación de más de 30 mil residentes, según reportaron autoridades locales.

 

El incendio forestal comenzó en un cañón cerca de la localidad de Santa Paula, al noroeste de Los Ángeles, y rápidamente llegó a la localidad de Ventura, una ciudad costera con más de 100.000 habitantes.

 

Al menos un bombero resultó herido en el esfuerzo por contener el fuego, que sigue propagándose y amenazando la localidad californiana, según el Departamento de Bomberos del condado de Ventura.

 

“Los vientos están aumentando y se espera que el incendio se expanda”, indicó ese departamento en su cuenta oficial de Twitter antes de que amaneciera en California.

 

Las autoridades ordenaron la evacuación forzosa en una amplia zona y tuvieron que aplazar el uso de helicópteros para contener el fuego.

 

El gobernador de California, Jerry Brown, declaró el estado de emergencia  y advirtió: “Este incendio es muy peligroso y se está extendiendo rápidamente, pero continuaremos atacándolo con todo lo que tenemos”. Mientras agregó que “es crítico que los residentes se mantengan listos y evacuen inmediatamente si se les pide que lo hagan”.