Herida. Estela Maris Mut perdió sangre del cuero cabelludo producto de los golpes que le propinó el delincuente que la atacó ayer en la mañana.

 

Estela Maris Mut ahora pensará dos veces antes de salir a comprar el pan en la mañana temprano. Cualquier comerciante lo haría si en 8 meses sufre dos violentos atracos como los que ella padeció en su negocio. La primera vez fue en julio pasado, cuando la agarraron en la puerta de su comercio y le pusieron un cuchillo en el cuello para sacarle el dinero. Ayer la volvieron a atacar y casi de la misma forma, sólo que en esta ocasión la tomaron a golpes y la dejaron inconsciente detrás del mostrador, además de sustraerle 7.000 pesos.


Tan mal la pasó Estela Maris Mut (53), que terminó con la cabeza ensangrentada y desmayada dentro de su avícola y supermercado ubicado en la calle Juramento, cerca de República del Líbano, en el Bº Salvador María del Carril. Un equipo médico tuvo que asistirla para que recobrara el conocimiento antes de llevar al Hospital Rawson, comentó su marido, Alberto Aragón.


Como Aragón fue operado hace poco, Estela Mut se despierta temprano y va a buscar el pan para su negocio. Así lo hizo ayer, sólo que no imaginaba que un ladrón la iba a estar esperando en la puerta del local a las 7.30. ‘Mi mujer recuerda que primero apareció un tipo en moto que quería que le venda un vino y le dijo que no porque estaba cerrado. Esa persona se fue. Y cuando ella abrió la puerta, se le arrimó un joven en bicicleta y la agarró por atrás’, dijo Aragón.


El delincuente la empujó dentro del negocio y tomó un cuchillo carnicero, que estaba sobre el mostrador, con el cual le pegó al menos tres veces en la cabeza. Estela cayó detrás de la heladera mostrador, mientras que el sujeto sacó los 3.000 pesos que ella llevaba, otros 4.000 que había en la caja y fugó. Minutos después, la mujer fue hallada inconsciente y tirada en suelo por su marido.