Un  video muestra a Micaela García –la joven estudiante de Educación Física desaparecida en Gualeguay desde la madrugada del domingo– subir a un auto. Ese vehículo es similar al del principal sospechoso, Sebastián Wagner. 

 

La policía ubicó el auto, estacionado frente a un Albergue transitorio. En su interior se detectaron contundentes indicios de que allí se había producido un ataque sexual.

 

El dueño del auto permanece prófugo. El vehículo estaba lavado por dentro y por fuera. También fue hallada la aspiradora que se  utilizó, con el contenido de lo limpiado en su interior.

 

Según la información que trascendió a los medios, la camioneta es una Renault 19 Break de color gris abandonada en una playa de estacionamiento de camiones. Allí funcionan una gomería y un lavadero. Según se pudo comprobar, el vehículo fue abandonado el sábado por la madrugada, en la misma noche en la que desapareció Micaela.

 

EL SOSPECHOSO

La camioneta es propiedad de Sebastián José Luis Wagner, un hombre de 30 años que en 2010 fue condenado a nueve años de prisión por haber golpeado, secuestrado y violado a dos chicas.  Actualmente tiene un pedido de captura nacional e internacional.

 

En las redes sociales circula su foto y se aclaró que tiene un hermano gemelo que vive en Concepción. 

 

LO QUE SE ENCONTRÓ EN EL AUTO

 

En el auto se encontraron dos zapatillas de hombre manchadas. No se pudo determinar si las manchas eran de fluidos, sangre o de otro tipo de material. 

 

Además,la policía halló una huella dactilar en un espejo retrovisor y la marca de una palma en un pote de desodorante de auto. Además, se extrajeron cabellos de la alfombra y se realizó una prueba UV en el tapizado. Los peritos determinaron que el vehículo fue aspirado y manguereado, pero de mala manera. 

 

Como si fuera poco, un camionero declaró que el sábado por la madrugada vio a una pareja dentro de ese auto, pero no logró comprender si estaban peleando o manteniendo relaciones sexuales. 

 

Hasta el momento, la hipótesis que se maneja es que la joven fue levantada por Wagner en el lugar donde se halló la sandalia. En ese lugar los perros rastreadores pierden el rastro de Micaela. 

 

Los investigadores aseguran que por el patrón de conducta marcado por los antecedentes de Wagner, el sospechoso merodeó la zona del boliche debido a que conocía que se realizaba una fiesta de ingresantes.  Según se ve en las cámaras, pasa varias veces por la cuadra de la disco, como también por el centro, hasta que ubica a Micaela. A ese raid lo definen como la "búsqueda del cazador", un acto característico en los criminales con perfil psicópata.

 

 

ANTECEDENTES

 

El 7 de julio de 2010, Wagner siguió a una chica, la golpeó, le robó y la llevó a la pensión en donde vivía. Allí la violó y huyó. Luego, en noviembre de ese mismo año, amenazó a otra joven con un cuchillo y la llevó al Parque de la Ciudad, donde la violó. 

 

En 2012 pasó por un juicio abreviado y fue condenado a 9 años de prisión. En 2016, tras cumplir la mitad de la condena se reinsertó en la sociedad. Comenzó una relación amorosa, tuvo un hijo y realizaba "changas". 

 

Las autoridades se acercaron a su domicilio. Su pareja declaró que lo vio por última vez el lunes. Pero sumó un dato contundente: estaba arañado en la cara, el cuello y los brazos. 

 

Ahora se esperan los resultados del análisis realizado a la tierra extraída de las ruedas del auto de Wagner para continuar con los rastrillajes. Al mismo tiempo, se mantiene un operativo cerrojo en las rutas de la zona para evitar que se de a la fuga.