La Justicia investiga la pasada gestión en Ullum por los pagos de trabajos que no se hicieron en dos obras y ayer fue indagado el exintendente Daniel Albarracín. Tras su declaración, dijo que está “tranquilo” y que todo se debe a una maniobra política del actual jefe comunal, el basualdista Leopoldo Soler, para perjudicarlo.

A la hora de responder por la causa, no quiso hablar y le cedió la palabra a su abogado Adrián Riveros. El profesional explicó que hubo errores administrativos en la confección de los certificados de avances de obra, pero que no se cometió ningún delito porque todo se pagó.

El juez Martín Heredia imputó a Albarracín por fraude en perjuicio de la administración pública en dos causas que se tramitan en la Prosecretaría a cargo de Nicolás Schiattino. Una de ellas es la construcción de un jardín maternal, del que sólo se ha realizado la obra gruesa y le faltan todas las terminaciones e instalaciones, por lo que hoy está abandonado.

Se trató de un contrato de tres expedientes con la cooperativa Villicum, en los que se certificaron tareas realizadas, pero que en la realidad no se ejecutaron, según una auditoría que encargó Soler. La acusación señala que se desviaron 367.000 pesos de las cuentas de la comuna.

El abogado del ex jefe comunal señaló, en primer lugar, que el dinero era de la Nación y que se depositó en una cuenta de la propia cooperativa para que comprara los materiales. El municipio lo que hizo fue armar otro expediente y colaborar y pagarle a un grupo de obreros que se sumaron a la cooperativa.

En ese sentido, destacó que lo que certificó la comuna fue el trabajo del personal, por lo que se libraron las órdenes de pago. En cambio, las tareas de la cooperativa fueron verificadas por la Nación, según manifestó. “Fue un error administrativo, ya que la certificación comunal no aclara que lo hacía en función de las etapas que iban haciendo los empleados y no de la obra total”, reconoció.

La otra causa contra Albarracín es por la remodelación de la planta de agua potable del municipio. La auditoría también reveló que se pagaron 255 mil pesos a la empresa PVC San Juan por el 55 por ciento de las tareas en el lugar y que no se hizo prácticamente nada. En ese punto, Riveros expresó que el contrato contemplaba el mantenimiento y que una bomba de agua de la planta se quemó.

Así, indicó que el exintendente dijo que, frente a la emergencia, los fondos de un plan nacional se destinaron para que dicha empresa comprara el repuesto, que luego volvió a romperse por una suba de tensión, por lo que se debió adquirir otra bomba de agua.

En este caso también dijo que hubo errores administrativos al realizar las certificaciones de avances de obra dado que no se especificó que era en realidad la compra de esos elementos.
Hoy será indagado el secretario de Obras, Horacio Ortiz, quien fue el que autorizó los pagos de los certificados.

 

Cronología

15 Febrero/2016

Leopoldo Soler radicó la denuncia luego de asumir en la Intendencia. Una auditoría había detectado presuntas irregularidades en dos obras. 

30 Octubre/2016

La fiscal Ana Lía Larrea le pidió al juez Heredia que indague al exintendente Albarracín y a quien fuera su secretario de Obras, Horacio Ortiz.

9 Noviembre/2016

La indagatoria se postergó porque los defensores pidieron la eximición de prisión de ambos. El juez les fijó una fianza de 200 mil pesos a cada uno.