Una empleada municipal de Angaco quedó ayer tras las rejas luego de que fuera denunciada por la comuna por sustraer, al menos, 280 mil pesos de la Tesorería.

La mujer fue descubierta cuando las autoridades observaron, a través de cámaras de seguridad, cómo se llevaba fajos de billetes y los escondía en su ropa.

La implicada se llama Aurora Gómez, es trabajadora de planta permanente con una antigüedad de más de 30 años y está cerca de jubilarse. Hace dos años que es cajera y cumplía funciones cobrando boletas a los vecinos de Angaco.

La Policía allanó su hogar y le secuestraron 50 mil pesos, de los cuales, una parte importante es del municipio, aseguraron fuentes calificadas.

El caso se desató en octubre cuando el tesorero municipal, Fabián Chávez, detectó un monto considerablemente menor en las cuentas e inmediatamente se lo comunicó al intendente José Castro. Tras la noticia, el jefe comunal ordenó un arqueo de las cuentas y autorizó a que se inicie una investigación interna.

El tesorero puso cámaras de seguridad en la repartición, colocó fajos de 10 mil pesos en la caja fuerte, marcó los billetes y registró los números en una planilla.

Según fuentes de la investigación, en la mañana del 5 de diciembre, en horario de trabajo, la mujer manipuló la llave y la traba de la caja fuerte y sacó un paquete. Las cámaras registraron cómo Gómez colocó el bulto sobre un mostrador y después lo introdujo entre su ropa.

En las semanas siguientes, la mujer repitió la maniobra varias veces más. La última vez que la llevó a cabo fue el miércoles cuando tomó dos fajos de 10 mil pesos. Ese mismo día, el intendente puso la denuncia en la División Robos y Hurtos de la Policía y aportó las filmaciones que registran las maniobras de la implicada, indicaron las fuentes.

La empleada municipal fue detenida y quedó alojada en la Comisaría del departamento. La causa se tramita ante el Juzgado de Instrucción Nº 4, desde donde partió la orden de allanamiento de la vivienda de la municipal.

De acuerdo a lo que contaron las fuentes, la Policía encontró hasta el momento 50 mil pesos y logró confirmar que gran parte de ellos son los mismos billetes que marcó el tesorero para detectar la maniobra. De acuerdo al relevamiento que hicieron en la comuna, la mujer se alzó con 280 mil pesos en total, por lo que resta determinar dónde está la diferencia.

Consultado por este diario, Castro aseguró que no va a tener ninguna contemplación contra maniobras que afecten el dinero público y que en los próximos días iniciará un sumario administrativo contra la empleada.

A la luz de la contundencia de las pruebas, es un hecho que ese proceso va a terminar con una durísima sanción y que la mujer será echada del municipio. 
 

 

En mayo, Angaco vivió un hecho similar
 


No es la primera vez que en la Municipalidad de Angaco se vive un episodio de estas características. Este año, el intendente José Castro echó a un empleado por quedarse con plata de la Obra Social Provincia (OSP).

El hombre se llama Dante Aragón, es esposo de la actual concejal macrista Sandra Escuela y en el municipio se encargaba de vender las órdenes de la entidad de salud. Una investigación interna reveló que en lugar de depositar todo lo que recaudaba, Aragón se quedó con 57 mil pesos que eran de la OSP.

Ante lo develado por el municipio y el proceso que tuvo que enfrentar, el empleado reconoció el delito y decidió reintegrar todo el dinero que había sustraído en ese momento.

En octubre del año pasado le iniciaron un sumario administrativo y todo llegó a su fin en mayo último, cuando el jefe comunal lo despidió.