No hay nada más lindo que contar con un ambiente exterior. Un jardín, patio, balcón o terraza que nos permita una mayor conexión con la naturaleza, la posibilidad de respirar aire puro y el placer de tener un poco de vegetación fresca y revitalizante en nuestra casa.

 

Un jardín nos renueva, nos cambia el ánimo y el humor, el sólo hecho de ver un poco de verde nos oxigena. Aún con dimensiones pequeñas puede lograrse un energizante pulmón verde dentro de nuestro hogar. Sólo hace falta decidir el lugar y poner manos a la obra. Las alternativas son muchas y los estilos de lo más variados. Todo dependerá del espacio, las posibilidades y el gusto personal. Donde hay ganas las ideas sobran. Si tenés ganas de tener un jardín aunque sea pequeño aquí te mostramos varias ideas para que te inspires y copies.    


1.- Frescura y relax

 

 

Este pequeño jardín es una muestra de que aún en un espacio mínimo puede armarse un lugar para el relax, la meditación y el recambio de energía. Un diseño que remite al estilo zen con piedras y una fuente de agua donde la vegetación, por contraste, resalta aún más.  El paisajismo y la elección cuidada de cada una de las plantas suman al maravilloso resultado final.

 

2.-Contra la pared

 

 

Una pequeña  porción de pared puede transformarse totalmente ganando vida y movimiento con un cantero sinuoso y ondulado como el de esta foto. Arbolitos de distintas alturas y colores llenan de vida un muro tradicional.  

 

3.-Un rincón para disfrutar en compañía

 

 

Un encantador espacio para disfrutar en compañía. Una mesita y dos sillas bastan para que un pequeño rincón se llene de vida. Y si está rodeado de plantas aromáticas que inundan el aire de agradables perfumes y el piso se cubre de un sinfín de piedritas blancas que crujen bajo nuestros pies, ese rincón se vuelve mágico.

 

4.- Plantas en las paredes

 

 

Una manera inteligente de aprovechar los pocos metros que se disponen, es darle libertad a las plantas y enredaderas a que crezcan sobre las paredes imprimiéndoles vida, color y movimiento. Una pequeña porción de césped donde descalzarnos y llenarnos de la energía de la tierra será una gloria.

 

5.- Neutralidad

 

 

Una propuesta sin verde, donde los tonos neutros y las texturas inundan el ambiente. Pequeñas piedritas se mezclan con unas más grandes, maceteros de cemento gris contienen cañas de bambú que combinan con el detalle en madera del piso. Una decoración sobria y despojada.

 


6.-Esquina colorida

 

 

Una esquina súper aprovechada y bien diseñada se destaca por el movimiento y el color. Líneas onduladas aportan movimiento a las piedras que componen el camino y los distintos tonos y colores de plantas y flores hacen de este pequeño jardín, uno lleno de encanto y gracia. Las flores que caen en cascada por entre las ramas del árbol crean un efecto muy decorativo. 

 

7.-Verde sobre blanco

 

 

Un pequeño ambiente exterior totalmente blanco puede ganar vida y frescura con la incorporación de la verde vegetación. Una porción de césped y plantas longuilíneas combinadas con palmeras, cactus y suculentas, todas de bajo cuidado y manutención, aseguran un rincón siempre verde.

 


8.-Lajas y cortezas

 

 

Un pequeño oasis verde con un piso revestido en chips de madera y grandes lajas de piedra que contrastan y combinan. Variedad de especies vegetales completan este adorable jardín. 

 

9.- Cajones sobre piedras  

 

 

Grandes macetas construidas con madera en forma de imponentes cajones se emplazan entre claras piedras redondeadas armando un excéntrico y exótico jardín.

 


10.- Todo en su lugar

 

 

Todo cabe en un pequeño espacio sabiéndolo acomodar. En este jardín de dimensiones reducidas pero muy acogedor cada cosa encontró su lugar. Mesas, sillas, macetas, iluminación, zona de césped y plantas, área de parrilla y social. Todo en dulce convivencia.

 

11.- Zona de juegos

 

 

Un jardín pequeño pero bien despejado para que el área de juegos sea grande y amplia. Un espacio para que los niños de la casa pasen más tiempo en contacto con la naturaleza y desplieguen toda su energía infantil. En este ejemplo con el agregado de hamacas.

 

12.-Con muros verdes

 

 

Muros verdes y vivos que llaman la atención por su frescura y color. Una forma de extender los metros de jardín pero verticalmente.

 

13.- Al calor del fuego

 

 
 

Un jardín donde la vegetación está reservada sólo para delimitar el espacio, contra la pared. La gran protagonista del espacio es la cálida chimenea exterior que con su cautivante fuego atrae miradas y es el centro de reuniones.

 


14.- ​Prolijidad  

 

 

Un pequeño patio trasero donde la prolijidad habla por sí sola. Un cantero en todo el perímetro de la pared enmarca y corta con el blanco imperante del frío muro. Un detalle que embellece y da vida.

 


15.- Un mandala

 

 

Paredes texturadas y sólo un costado con plantas de flor y ornamentales. Un sector cubierto de piedras, rodea un diseño circular realizados con piedras de mayor tamaño, que remite a la imagen de un mandala. Los mandalas son representaciones simbólicas espirituales, espacios sagrados de concentración y relajación, nada más oportuno para un patio.