Además de la tormenta de Santa Rosa, que se espera en el hemisferio austral en un lapso de entre 5 días antes y 5 días después del 30 de agosto (cuando se celebra la festividad de Santa Rosa de Lima), existen otros mitos en torno a la fecha.

 

Uno de los más conocidos y repetidos es el que indica que hay que cortarse el pelo en esta época. La creencia indica que hay que cortarse el pelo y enterrar el mechón bajo la tierra, o bajo un rosal para que crezca fuerte y sano.

 

Según cuenta la historia, Isabel Flores de Oliva, la primera Santa de América, fue luego llamada Rosa por su increíble belleza.

 

Aunque era asediada desde temprana edad por muchos pretendientes, la joven siempre fue fiel a su vocación por Dios. Esta devoción y entrega provocó que la joven maltratase su piel frotándose pimienta e incluso hasta arruinó su rostro y cortó su cabello para ocultar su hermosura.

 

Así nació esta creencia que sostiene que cortarse el pelo el día 30 de agosto ayuda a que éste crezca sano y fuerte.