En Internet se puede encontrar miles de trucos de belleza y de recetas de ungüentos caseros para mejorar diferentes aspectos. Sin embargo, hay que prestar mucha atención, porque se presentan como saludables, pero muchos de ellos no son recomendables.

 

1- Aceite de coco como humectante facial

 

 

Es uno de los ingredientes de moda, tanto en el mundo gastronómico, como el de los cuidados estéticos. Es real que tiene muchas propiedades favorables para la salud, pero te aconsejamos que solo lo utilices para cocinar, como un producto nutritivo para el cabello o como humectante natural para el cuerpo, pero no para el rostro, salvo que tu piel tenga una sequedad extrema.

 

Porque si tu piel del rostro tiende a ser muy grasa o mixta, es probable que sufras de acné por el exceso de oleosidad que provocará.

 

2- Aplicar jugo de limón o de lima para eliminar las células muertas

 

 

Este cítrico tiene muchas propiedades para el organismo, pero puede ser perjudicial para el cutis. El mismo efecto ácido que genera en la lengua o paladar al consumirlo, lo genera en la piel. Si se pasan zumo de limón y luego se exponen al sol, puede provocar una reacción química que produce sarpullido, quemaduras severas o hiper pigmentación.

 

3- Preparados caseros para exfoliar la piel con azúcar, sal o bicarbonato

 

 

Jamás deben usarse para aplicar en la cara. Los gránulos tienen puntas filosas que agreden la piel, pueden dejar manchas rojas o lastimarla. Una buena solución para obtener el mismo efecto exfoliante, pero sin agredirla, es utilizar una toalla limpia para masajearla, cada vez que te lavas la cara.

 

4- Colocar pasta dental sobre los granos

 

 

Es verdad que tiene un efecto secativo, debido al bicarbonato de sodio y el agua oxigenada que contiene. Pero no menos cierto que puede irritar la zona en la que se lo aplica.

 

De hecho, muchas personas tienen las comisuras de los labios irritados o lastimados como efecto alérgico a la pasta dental.

 

5- Clara de huevo para reafirmar la piel del rostro

 

 

 

Es uno de los alimentos más nutritivos y aporta muchos nutrientes naturales para una alimentación saludable. Pero debe usarse con mucho cuidado para evitar enfermedades transmitidas por estos alimentos. La más conocida y antigua es la salmonella, un microbio que existe sobre todo en los huevos crudos o poco cocidos. Usarlos para preparados caseros en tan peligroso como consumirlos mal.

 

6- Desodorante en polvo en lugar del polvo compacto

 

 

Si tenes piel grasa y necesitas matar el efecto oleoso en tu rostro, lo ideal es un polvo matificante. Pero en caso de no tener, un buen truco para conseguir el mismo resultado es utilizar los papeles cobertores de tabla de inodoro, ya que el papel absorbe de manera eficaz y se logra el mismo efecto mate.

 

Pero ojo, porque muchas publicaciones aseguran que un antitranspirante es efectivo y suprime la producción de sudor. Sin embargo, pueden irritar la piel y causar erupciones.

 

7- Aplicar alcohol en lugar de un tonificante facial

 

 

¡Es lo que no deben hacer, jamás! El alcohol termina con el cebo propio del cutis, la hidratación natural de la piel, la reseca, irrita y lastima. Esos efectos, pueden provocar un rebote y producir mayor oleosidad.

 

8- Combatir granitos con crema para paspaduras de bebé

 

Por lo general, están compuestos por ingredientes antiinflamatorios como el óxido de zinc, aunque también pueden contener aceites minerales, parafina o cera de abejas sintética. Se recomiendan mantener alejados de la cara a todos esos componentes, fundamentalmente aquellos que padezcan acné.

 

Fuente: Rumbos