Un husky siberiano casi ha logrado escapar de una veterinaria en la provincia de Jiangsu, China. El perro consiguió abrir su jaula con su lengua y sus dientes el perro, pero quedó atrapado en la habitación porque la puerta estaba bloqueada con contraseña.

 

Sin embargo, el animal no se desanimó y puso también en libertad a dos de sus compañeros.