Prenda básica por excelencia, la remera es, además, un magnífico soporte de comunicación y propaganda fundamental en todas las causas.
 

Así quedó demostrado en la exposición "T-Shirt: culto - cultura - subversión", inaugurada hace algunos días en el Museo de moda y textil de Londres y que cuenta con unas cien camisetas que ilustran el impacto de esta prenda en la cultura.
 

"Desde sus primeras apariciones a principios del siglo XX, ha sido un medio de transmisión de pasiones sociales, musicales o políticas", explica el museo en una introducción a la exposición.