Buenos Aires.- El juez Claudio Bonadio decidió llamar a indagatoria a Cristina Kirchner en la causa Los Sauces por cohecho y lavado de activos. La decisión se tomó después de la finalización de la pericia contable y los documentos proporcionados por el Banco Santa Cruz donde la sociedad tuvo radicadas sus principales cuentas.

 

 

La indagatoria incluye a los empresarios K Lázaro Báez y Cristóbal López, que representaron el 86% de la facturación de la inmobiliaria. También a sus hijos que son autoridades en la firma. Los Sauces S.A. es la inmobiliaria que tiene Cristina Kirchner junto a Máximo (responsable de la administración de la firma) y Florencia (gerente hace un año). Previo al nombramiento de la hija de la ex Presidenta, la inmobiliaria tuvo como directora a Romina Mercado.

 

La empresa se encuentra intervenida desde diciembre por orden de Bonadio, lo que desplazó durante seis meses a Máximo y Florencia Kirchner de sus cargos. Además el diputado nacional fue corrido de la administración de la sucesión Néstor Kirchner. Francisco Branda es el contador designado para desempeñarse como “interventor administrador” de la inmobiliaria y quien ya comenzó a reportar información al Juez.

 

>

p>

 

El fiscal Carlos Rivolo y el juez Bonadio sospechan de maniobras de lavado de activos y cohecho después de detectar que el principal ingreso de Los Sauces provenía "de dos empresarios que a su vez recibían obra pública y en el caso de López también pauta publiciataria y negocios con el juego", indicaron fuentes judiciales. Tal como publicó este medio, los dos empresarios K representan el 86 % de la facturación total de la firma: desde 2009 a 2015 garantizaron en total, $ 25 millones a la familia Kirchner.

 

Además, se detectaron irregularidades en las propiedades que le pertenecen a la inmobiliaria. La casa de Cristina Kirchner - ubicada en Mascarello 441 en Río Gallegos - fue adquirida por Osvaldo Sanfelice por 200.000 pesos y vendida a Los Sauces por 250.000 dólares. Esto es investigado por la Unidad de Investigación Financiera (UIF) como una posible maniobra de lavado.

 

Por otro lado, el Tribunal de Tasación de la Nación (TTN) determinó que hubo "superposición" de inquilinos, en el Duplex que Cristóbal López alquila a Los Sauces, ubicado en Puerto Madero. El empresario K realizó pagos en 2009 por alquiler, cuando ocupaba el departamento una empresa que no le pertenece. Al margen de esto, el informe oficial indica que el valor locativo de mercado es inferior al valor abonado por esta empresa. A febrero de 2016 por ejemplo, el Grupo Indalo pagaba $ 484.375 cuando el TTN determino que el costo debería ser de $ 195.000.

 

Fuente: Clarín