Cuenta regresiva. Cristina, pasando por tribunales para responder por otros casos. La Cámara Federal avanzó con el caso de los aviones, a días de que asuma la vicepresidencia.

La Cámara Federal porteña confirmó ayer el procesamiento de la expresidenta y vicepresidenta electa del país, Cristina Fernández de Kirchner, en una causa por el presunto uso irregular de aviones oficiales.

El tribunal confirmó el procesamiento de Fernández por el presunto delito de peculado (malversación de activos públicos) mediante la supuesta utilización de aeronaves de la flota presidencial para el traslado de mobiliario.

Con todo, los jueces revocaron el procesamiento de quien gobernó Argentina entre 2007 y 2015 en relación a la acusación de haber utilizado los aviones para hacer llegar periódicos desde la capital del país hasta Santa Cruz, donde tiene una residencia particular.

El tribunal entendió que los diarios eran elementos vinculados a sus funciones como jefa de Estado. En el mismo fallo, los jueces dictaron la falta de méritos en esta causa de quien era entonces secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, quien el miércoles prestó juramento como senador nacional.

En marzo de 2019, el juez Claudio Bonadio había procesado a Fernández y Parrilli en este caso por el presunto uso de los aviones presidenciales para llevar los periódicos a la exmandataria y al fallecido expresidente Néstor Kirchner (2003-2007) cuando estos se encontraban en Río Gallegos y El Calafate (Santa Cruz).

También habían sido acusados de haber usado el avión Tango 01 para transportar desde el exterior muebles cuyo presunto destino final era los hoteles en El Calafate propiedad de la familia Kirchner.

Esta investigación es una derivación de la denominada "causa de los cuadernos", también llevada adelante por el juez Bonadio y en la que prestaron declaración los pilotos de la flota presidencial.

Precisamente, la defensa de Cristina solicitó ayer que se revoque la orden de prisión preventiva dictada en septiembre de 2018 por Bonadio en contra de Fernández.

La orden de prisión nunca se hizo efectiva por los fueros parlamentarios de Fernández como senadora. En esta causa, Bonadio procesó a Fernández como presunta jefa de una asociación ilícita que operó entre 2003 y 2015.

La causa se inició a partir de las anotaciones en cuadernos de un chofer del Ministerio de Planificación, presunto epicentro de una supuesta trama de sobornos a cambio de contratos públicos en los gobiernos de Néstor y de su esposa Cristina.

La defensa de la vicepresidenta electa pidió en una audiencia ante la Cámara Federal de Casación que revoque por "arbitraria", "vergonzosa" y "grotesca" la orden de prisión preventiva. "Esta prisión preventiva no tiene ningún fundamento. El 10 de diciembre asume como vicepresidenta de la Nación, circunstancia que hace inimaginable que se pueda escapar o entorpecer (la causa)", sostuvo el abogado defensor Carlos Beraldi.

En Quilmes

Cristina presentará hoy a las 18 su libro "Sinceramente" en el municipio bonaerense de Quilmes, donde realizará la última presentación del año, luego de las doce que hizo durante el 2019 en actos políticos.