Cristina Fernández de Kirchner salió hoy a cruzar nuevamente al juez federal Ariel Lijo y al titular de la Corte Suprmea, Ricardo Lorenzetti, tras la divulgación de una conversación entre ella y su ex jefe de Inteligencia, Oscar Parrili.

 

"Jueces y fiscales que trabajan para las operetas de prensa. Volviendo a viejas épocas, la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) dominó todo el proceso de las escuchas y la filtración del audio...", posteó hoy en Twitter.

 

Ccristina Kirchner y Oscar Parrilli. Foto DyN

 

La denuncia de Cristina tiene que ver con el audio que se conoció entre ella y Oscar Parrilli, en el marco de una causa donde se investiagaba al ex jefe de la AFI por el caso de Ibar Pérez Corradi.

 

Sobre eso, ayer el juez federal Ariel Lijo, a cargo de la causa en la que el año pasado fueron realizadas escuchas a Oscar Parrilli, aseguró que la defensa del ex titular de la AFI sabía que había sido intervenido y que, incluso, conocía el contenido de las escuchas porque "se llevó copia de los 90 cds" con esos registros, y "ninguna de las partes hasta el momento" cuestionó en el expediente "esas intervenciones judiciales".

 

Por otro lado, EL JUEZ no descartó que, del contenido de esas escuchas, puedan surgir "otros hallazgos casuales", como denominó a la posibilidad de que, de las conversaciones registradas por las intervenciones telefónicas -realizadas durante "60 ó 70 días entre junio y agosto del año pasado"-, puedan surgir pruebas para nuevas investigaciones

 

Hoy, Cristina escribió que "Jueces y fiscales que trabajan para las operetas de prensa".

 

"La orden de Lijo era escuchar el celular de Parrilli porque se lo acusaba d supuestamente no detener a Pérez Corradi", señaló la ex Presidenta.

 

 

Según Fernández de Kirchner, "Lijo le dio la tarea a los actuales funcionarios de la ex SIDE, que copiaron y desgrabaron lo que se les dio la gana. Tanto Lijo como el fiscal Guillermo Marijuán recibieron un informe de desgrabación en el que consta el diálogo pero Lijo no tomó ninguna medida contra la AFI por meterse con algo ajeno al objeto procesal y Marijuán se despachó con una descabellada denuncia por los términos usados en la conversación".

 

 

"La responsabilidad de la filtración de ese diálogo privado es de la Corte Suprema, que maneja las escuchas del juez Lijo -muy cercano a Lorenzetti y a Martín Irurzún, que tiene a su cargo las intervenciones telefónicas del fiscal Marijuán que manipuló la escucha y de la AFI, que tuvo en su poder el audio y las transcripciones", acusó.

 

Y acusó: "Hoy por hoy, existe una amenaza concreta de difundir más audios --curiosamente cerca del juzgado los califican de "puteríos"... reflejando el nivel de ESPIONAJE POLITICO existente".

 

 
Fuente: Clarín