Un nuevo reclamo busca sumarse a la lista que está siendo analizada por organizaciones feministas para que sea incluido en el Paro Internacional de Mujeres (8M): se trata de la eliminación del “impuesto a la menstruación”. La propuesta consiste en descontar el IVA de los productos de gestión menstrual y que el Estado se responsabilice y entregue gratuitamente los mismos en instituciones públicas como escuelas, universidades, cárceles, comedores, espacios comunitarios y refugios para personas en situación de calle.

 

 

El paro, que tendrá lugar el próximo miércoles en 48 países, abarcará diversas consignas y reclamos: se exigirán políticas que prevengan y eviten femicidios, se volverán a levantar los carteles para que no haya más muertes por abortos clandestinos y se gritará por la igualdad de género, reclamando la equidad en los salarios.

 

La propuesta comenzó a ser difundida bajo el hashtag #MenstruAcción por Economía Feminista, un medio de divulgación de economía con perspectiva de género. Desde sus redes opinan que el acceso a productos de gestión menstrual es un factor más de desigualdad y argumentan: “Son artículos de primera necesidad, la falta de ellos impide trabajar o estudiar”. Según un informe de Unicef, en la Argentina la falta de acceso a estos productos genera un ausentismo de un 10% a un 20% del tiempo escolar, lo que podría ser también causante de deserción.

 

Desde Economía Feminista afirman que una mujer necesita entre 700 y 1.000 pesos al año para abastecerse de estos productos. Por este motivo, proponen una colecta de toallitas, tampones y copas menstruales, que se hará durante la marcha del miércoles. Aquellas que quieran colaborar podrán identificarse con una cinta bordó y ayudar juntando las donaciones, para luego acercarlas todas juntas al escenario. Lo que se recaude será distribuido entre organizaciones que trabajan con personas en situación de vulnerabilidad.

 

Fuente: La Nación