La vicegobernadora de Mendoza, Laura Montero, inauguró oficialmente el asfaltado completo del paso Pehuenche (Ruta 145), que une el departamento de Malargüe con la comuna chilena de Talca.

 

Si bien a fines de octubre la provincia finalizó los pocos kilómetros que restaban para finalizar la obra, los gobiernos realizaron recién hoy el corte de cintas, tras más de 15 años de comienzo de los trabajos.

 

En este punto, detalló que hay una gran oportunidad de unir a Mendoza y el país a los puertos del Océano Pacífico, con la consolidación de cargas en Malargüe.

 

Además sostuvo que, con la construcción de la megaobra hidroeléctrica Portezuelo del Viento, “se ampliará la frontera agrícola y productiva, por lo que podremos integrar ya cadenas regionales productivas, y así emprender el desafío de la conquista de mercados”.

 

Por su parte, el gobernador de Talca, Armando Leppe Rozas, informó que durante 2016 circularon 157.000 personas por el paso Pehuenche, y se espera que en 2017 ese número “se duplique. No tenemos nada que envidiar a otras rutas, y en Talca sabemos que este paso nos ayudó a comunicarnos con el mundo".

 

Quien consideró al Paso Pehuenche como una obra "estratégica" fue el propio ministro de Transporte de la Nación, Guillermo Dietrich, que sostuvo que la culminación de la pavimentación "fomentará el turismo en una de las regiones más atractivas del país, además de brindar otra alternativa segura para viajar a Chile".

 

La importancia de la Ruta 145

 

Tal como indicaron desde el Ministerio de Transporte, la Ruta 145 forma parte de un nuevo corredor productivo que vincula la VII Región de Chile con el Mercosur, a través de los puertos de Bahía Blanca y Rosario. 

 

La obra comenzó en el año 2000 y se dividió en tres etapas. La ejecución de los trabajos estuvo signada por una constante marcha y contramarcha debido a diversas modificaciones en el proyecto, dificultades climáticas y geográficas y escasez de presupuesto que extendió los plazos durante 16 años.

 

 

La última etapa de trabajos comenzó en noviembre de 2014 y comprendió la pavimentación de 30 kilómetros entre el acceso a Cajón Grande y el Paso Internacional Pehuenche. La misma fue financiada por Vialidad Nacional con una inversión superior a los $ 403 millones.

 

Un recorrido de baja altura

 

El paso está ubicado a una altura de 2.553 metros y se accede desde Malargüe por la Ruta Nacional 40 y se gira a la derecha en la localidad Bardas Blancas en su empalme con la ruta provincial 145 argentina que se transforma en 115 del lado chileno.

 

La distancia a recorrer entre la ciudad de Malargüe y Talca, el primer enclave poblacional importante tras el cruce cordillerano, es de 312 kilómetros.

 

Desde Talca la distancia hasta Valparaíso es de 369 kilómetros. A esto hay que agregar un recorrido extra si se viaja desde o hacia la ciudad de Mendoza a Malargüe de 410 kilómetros lo que suma 1.091 kilómetros para llegar a las costas de Viña del Mar.

 

La distancia se puede recorrer en aproximadamente 14 horas sin tener en cuenta las demoras en aduana y migraciones argentinas ubicada en el puesto de la DPV de Las Loicas.

 

En el lado chileno los trámites se realizan en un complejo ubicado a unos 20 kilómetros de la frontera.

 

Obras en carpeta

 

Al acto también asistió el administrador nacional de Vialidad, Javier Iguacel, quien comunicó que se espera que en marzo del 2018 esté completa la Ruta 40 desde Pareditas (San Carlos) hasta La Pasarela (Malargüe). 

 

Los Andes