El drama de las inundaciones sacude a varias provincias y regiones del país. Como si no fueran suficientes las graves pérdidas económicas y materiales, una vecina de Arias, del sudeste de Córdoba, se aprovechó de la necesidad ajena y le cobra un "peaje" a los productores agropecuarios que quieran pasar por su campo para vender la producción.

 

La "tarifa" oscila entre los 100 y 1.000 pesos, según los conductores circulen en una camioneta, un tractor o camión.

 

La localidad de Arias, ubicada a 354 kilómetros de la capital de Córdoba capital, está amenazada desde hace meses por el agua y las precipitaciones. Uno de los puntos críticos es la carpeta asfáltica anegada que atraviesa la ruta nacional 8.

 

 

"El viento que hubo creó olas en esa masa hídrica que rodea al pueblo y se rompió el muro de contención de tierra que habíamos hecho; nos entró agua desde el sur y quedó a 20 metros de las casas", afirmó el intendente de Arias, Matías Gvozdenovich.

 

Ante el anegamiento de los caminos rurales, una vecina, que tiene un campo en la zona, abrió un camino alternativo para que los productores puedan circular por su campo y sacar la producción que, de lo contrario, se echaría a perder.

 

El gesto lo convirtió en un acto de viveza criolla. La mujer montó una casilla, como si fuera un peaje, y les cobra a los productores entre $100 y $1000, a pagar ida y vuelta, de acuerdo al vehículo que transite por su propiedad, según consignó el Canal 12 cordobés.

 

Juan Bottero, productor de la zona, circula todos los días por ese camino con su chata y tractor. "Estoy agradecido que nos deje pasar, aunque esté cobrando. Es la única alternativa", reconoció.

 

La provincia de Córdoba no es el único sitio que padeció anegamientos. El ministerio de Agroindustria declaró el viernes la emergencia agropecuaria en las zonas más afectadas por las inundaciones en las provincias de Buenos Aires, La Pampa y Chaco.

 

En Buenos Aires, las lluvias causaron destrozos en al menos diez localidades afectadas, como General Arenales, General Pinto y Lincoln, General Villegas, Pellegrini, Bolívar, y algunos establecimientos de Hipólito Yrigoyen, Junín, Daireaux y Guaminí. En La Pampa, hay emergencia en Quemú Quemú, Catriló y Capital. También recibieron un alto impacto de las precipitaciones en las chaqueñas Justo Santa María de Oro y 2 de abril.

 

Un informe confeccionado por la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) consignó que las inundaciones dañaron el 25% de la producción agrícola y el 34% del stock vacuno a nivel nacional.

 

Infobae