Intenso. El informe de Aguad tuvo pasajes con fuertes cruces con los familiares de los tripulantes del ARA San Juan, pero fue menos duro de lo que, a priori, esperaba.

 

El ministro de Defensa, Oscar Aguad, aseguró ayer que se mantendrá la búsqueda del submarino ARA San Juan, perdido en el Atlántico sur, hasta que sea encontrado, y anticipó que el Gobierno contratará de manera directa una empresa que posee un dispositivo especial (un teledirigible) para intentar conocer la ubicación de la nave que desapareció con 44 tripulantes a bordo en noviembre pasado.

"Vamos a terminar de buscarlo cuando lo encontremos", dijo el funcionario durante una audiencia en la que brindó detalles del derrotero del submarino y de su búsqueda ante integrantes de la comisión Bicameral del Congreso que investiga la desaparición de la nave de la Armada Argentina.

La reunión se realizó con la participación de familiares de los 44 marinos perdidos, quienes le reclamaron varias veces a Aguad por la contratación de una empresa que posee un submarino tipo AUV para búsqueda en profundidad.

En ese sentido, el funcionario anunció la contratación directa de la empresa SEA, cuyo representante, el empresario venezolano Hugo Marino, prometió encontrar el submarino en menos de cien días de búsqueda con un dispositivo especial. No obstante, el ministro respondió que "la mejor tecnología estuvo a disposición" de la búsqueda del ARA San Juan hasta el 1 de abril y mencionó que "las mejores armadas del universo" formaron parte de la operación. Y, adelantó que cuando se supo que el barco ruso Yantar iba a dejar la búsqueda se decidió adquirir de manera "directa" el aparato teledirigido ofrecido por la empresa SEA.

"No hicimos antes la contratación mientras la mejor tecnología de las tres potencias estaba colaborando gratis", señaló, aunque luego advirtió que "no hay problemas de recursos", y destacó que se llevan "gastados 780 millones de pesos" lo que, según dijo, es "el 35 por ciento del presupuesto de la Armada".

Sin embargo, afirmó que "no hay ningún buque" de la Marina de Guerra "en el cual este dispositivo AUV pueda ser colocado", y agregó que el barco Austral, que pertenece al Conicet, es el único que podría llevarlo aunque para eso habría que agujerear el piso de la embarcación. "Es una operación muy compleja, pero la vamos a hacer", prometió.

Ante los diferentes reclamos de los familiares, Aguad, aseguró que "con toda la información que tenemos, objetivamente", el ARA San Juan "estaba en condiciones de navegar", y afirmó que "miente" quien dice que el submarino no fue buscado "adecuadamente" y agregó que se usó la "mejor tecnología" para encontrar a la nave.

También aseguró que "se escribió una longitud equivocada" en un parte que era "un borrador" de la Armada que señalaba que el submarino ARA San Juan había pasado por las islas Malvinas, y negó que el buque hubiera hecho ese recorrido.

Otro fuerte cruce con los familiares fue por los videntes que embarcaron en la búsqueda. Aclaró que fue por estricto pedido de un grupo de familiares. Agregó que el submarino "hasta el 1 de abril fue buscado con la mejor tecnología que hay en el mundo", y detalló que se llevaron a cabo actividades fuera de todo protocolo.

"Subimos a videntes en los barcos y fuimos a buscar a otras zonas", manifestó Aguad. "Y subimos a familiares y muchos volvieron admirados porque no tenemos medios. Sin embargo, esos marinos que van dentro de los barcos dejan la vida por encontrar el submarino: son sus camaradas de armas", subrayó.

El ARA San Juan desapareció el 15 de noviembre de 2017 cuando realizaba maniobras de patrullaje el Golfo San Jorge. Se cree que hubo una implosión que lo destruyó tras una falla de las baterías.
 

Nació la hija de un tripulante


Ruth Gómez, esposa del tripulante del ARA San Juan Mario Toconás, embarazada de cuatro meses cuando se produjo la última comunicación con el submarino en noviembre último, dio a luz ayer a una niña en la ciudad de Mar del Plata. La beba se llama María Luz y nació a las 5.22 en el Hospital Privado de Comunidad (HPC) marplatense con un peso de 3,64 kilogramos, contó Gómez, de 33 años, a Télam. María Luz es la única hija mujer de Gómez y Toconás, padres además de Ryan, de 9 años, y nació pocas horas después de que se cumplieran cinco meses desde el último contacto con el submarino. Gómez fue internada ayer cerca de la 1 y luego del parto aseguró que tanto la beba como ella se encontraban "muy bien".

La esposa de Toconás se encuentra en reposo y recibió "muchos regalos para la gordita" y será dada de alta hoy.

 

Otorgarán becas educativas

El presidente Mauricio Macri dispuso ayer por decreto (307-2018) otorgar a los hijos de los tripulantes del submarino ARA San Juan una beca destinada a solventar su educación primaria, secundaria y terciaria o universitaria en establecimientos de enseñanza nacionales, provinciales o municipales. También, por vía de

excepción, "podrán destinarse a institutos privados con reconocimiento oficial".

El decreto presidencial precisa que las becas serán otorgadas a los hijos de los tripulantes del Submarino ARA San Juan que concurran a los establecimientos educativos entre los tres y hasta los 25 años de edad inclusive, y tendrán una "vigencia anual prorrogable año a año".

La disposición especifica, como condición necesaria para el otorgamiento de las becas, es la "regularidad en el cumplimiento de los planes vigentes para el nivel de instrucción que corresponda".

Por otra parte, la resolución establece que "los montos anuales a pagar se efectuarán en un máximo de diez cuotas mensuales, y consistirán en un porcentaje del salario mínimo, vital y móvil, vigente a la fecha de pago para cada nivel educativo".