Inflación. Traica consideró que las paritarias 2018 no deberían contener la cláusula gatillo porque finalizan los adecuaciones de las tarifas.

 

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, negó ayer que exista "una caza de brujas" contra los sindicalistas a raíz de las últimas investigaciones judiciales que involucran a varios dirigentes gremiales, y aclaró que el Gobierno "no quiere hacer pagar a justos por pecadores". "Pretendemos un vínculo con los gremios con transparencia, franqueza en las negociaciones, sin prácticas mafiosas y extorsionadoras", afirmó Triaca, al fijar la postura del Gobierno frente a las recientes detenciones de los gremialistas Marcelo Balcedo, Omar "Caballo" Suárez y el "Pata" Medina y la denuncia sobre Hugo y Pablo Moyano por presunto lavado de activos.

El ministro remarcó: "Hay una mayoría de sindicalistas de diferentes sectores políticos que hacen las cosas con transparencia". Sin embargo, advirtió que "este gobierno no le va a dar ninguna ventaja a ningún político ni sindicalista" y agregó que el Ejecutivo es "muy respetuoso del marco institucional" en todos los casos.

Además, consultado sobre el mensaje de La Cámpora en defensa de Moyano y otros gremialistas investigados por la Justicia, consideró que "los jóvenes de La Cámpora deberían preguntarse por qué dejaron millones de pobres y de personas sin trabajo".